BP, ha presentado hoy en el 19 Congreso Mundial del Petróleo el BP Statistical Review of World Energy 2008, que analiza la evolución del mercado energético durante los últimos años y las proyecciones a futuro, aportando una visión de la situación actual y apuntado respuestas a los interrogantes energéticos del momento. Durante la presentación, Christof Ruehl, Chief Economist de BP, ha destacado que el crecimiento del consumo mundial de energía primaria ha bajado ligeramente en 2007 versus 2006 en un 2,4 por ciento, sigue siendo superior al promedio de los diez últimos años, por quinto año consecutivo.

La característica clave de los mercados globales de energía sigue siendo unos precios altos y volátiles, lo que refleja un difícil equilibro entre la oferta y la demanda. Esto ha hecho que temas relativos a la seguridad de la energía y las energías alternativas pasen a ser prioritarios en la agenda política en todo el mundo.

El Informe muestra que las reservas de combustibles fósiles continúan siendo suficientes como para soportar los crecientes niveles de producción, pero la continua debilidad en el suministro de petróleo y la creciente demanda por parte de los países no miembros de la OCDE indican el reto al que se enfrenta la industria para mantener la seguridad de suministro energético.

El descenso de la producción de petróleo en la OCDE resalta el hecho de que, aunque las reservas globales no se han reducido, los recursos al alcance de inversiones privadas de compañías como BP son limitados. Factores políticos, barreras de entrada y los altos impuestos juegan un papel importante en este tema. En otras palabras, cuando se trata de producir más petróleo, los problemas están más sobre la superficie que debajo de ella. No son problemas geológicos, sino políticos.

Pero a pesar de los altos y volátiles precios de la energía, los mercados energéticos globales continúan proporcionando un suministro fiable de energía.

De acuerdo con el informe, el crecimiento económico mundial fue fuerte el año pasado, a pesar de que la inestabilidad del mercado comenzó en agosto, lo que contribuyó a apoyar el consumo de energía global. Y aunque el crecimiento en el consumo de energía primaria se ha ralentizado en el 2007, comparado con el 2006 en un 2.4 por ciento, este dato está todavía por encima de la media del último decenio por quinto año consecutivo.

El precio del petróleo comenzó su ascenso hace más de seis años lo que, de acuerdo con los datos que posee BP, que se remontan a 1861, es el periodo de subida de precios más largo registrado hasta el momento.

"El Statistical Review de este año muestra claramente que el mercado funciona y que los consumidores y productores responden a los cambios en los precios de la energía siempre y cuando se les da la oportunidad de ello. Sin embargo, en muchos lugares las políticas interfieren con los mecanismos del mercado y el acceso a nuevas reservas económicamente razonables resulta complicado. Más allá de esto, en un importante número de países los consumidores están a salvo de los incrementos en el precio a través de los subsidios", ha comentado Christof Ruehl.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de