Las eléctricas aumentan un 21,5% sus resultados financieros en 2016

Según recoge la Memoria, esta mejora en el resultado financiero de estas cinco compañías se debe a que han aprovechado “el contexto de bajos tipos de interés, derivado de los esfuerzos de la autoridad monetaria europea por preservar el euro manteniendo bajo control las primas de riesgo de la deuda soberana y los tipos de interés a largo plazo“.

El resultado es que sus beneficios antes de impuestos han aumentado en 893 millones en 2016 con respecto a 2015, es decir, un 25,2% más, mientras que el resultado neto de su actividad eléctrica en España, una vez descontado el gasto por impuesto de sociedades, alcanzó los 3.432 millones de euros, lo que supone un aumento del 21,5%, 595 millones de euros.

Por otro lado, las inversiones de las empresas asociadas en UNESA en activos eléctricos se mantuvieron en línea con el nivel alcanzado en el año anterior, llegando hasta los 2.315 millones de euros.

Según explica la Asociación en un comunicado 2016 fue un ejercicio en el que la demanda de energía eléctrica creció un 0,7%, ahondando en la senda de crecimiento que ya se vivió en el año anterior. En concreto, en 2016 el consumo neto de energía eléctrica en España fue de 238.493 millones de kWh, lo que representa un aumento del 0,7% frente a los 236.752 millones de kWh de 2015 -en ambos casos sin tener en cuenta el autoconsumo de los autoproductores-. No obstante, este nivel de consumo, en términos absolutos, se sitúa entre los valores históricos de 2003 y 2004, tras las caídas de anteriores ejercicios, precisa.

Por su parte, la Memoria recoge que la producción eléctrica estimada de España alcanzó la cifra de 262.104 millones de kWh en 2016 y experimentó una disminución del 2,2% con respecto a los 267.936 millones de kWh producidos en 2015. Esta bajada de la producción, frente a la subida de la demanda indicada anteriormente, se debe al relevante incremento de las importaciones de energía eléctrica, hasta alcanzar un saldo importador de aproximadamente 7.700 GWh, explica UNESA.

En cuanto a la potencia eléctrica instalada en España, a finales de 2016 fue de 105.308 MW y experimentó una disminución del 0,9% con respecto a los 106.224 MW del año previo, lo que supuso una disminución neta de 916 MW. En este sentido, en 2016 apenas se produjeron incorporaciones de nuevas plantas al parque generador. Por su parte, se dieron de baja 932 MW correspondientes a centrales térmicas de carbón.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de