La factura de millones de españoles ha subido un 8% este verano. Y podría haber sido peor, ya que la energía eólica ha ayudado a amortiguar el golpe. En los próximos meses no parece que los precios vayan a bajar, con lo que el optimismo del Gobierno empieza a marchitarse.

OCU ya avisó: en verano los consumidores iban a recibir una mala noticia eléctrica. Por desgracia, se ha cumplido.
Quien tenga la tarifa regulada PVPC (la gran mayoría de los españoles) ha sufrido en julio una subida en la factura de la luz del 8% (respecto al trimestre anterior).

El nuevo sistema para calcular los precios (con 24 tarifas diferentes para cada uno de los días del año) no ha conseguido rebajar lo que los españoles pagan por pulsar el interruptor.

Menos mal que sopla viento

Esta subida del 8% podría haber sido mayor de no ser por la energía eólica, que se ha comportado excelentemente en un mes en el que no suele soplar mucho viento.

El castigo al consumidor se amortigua también por las devoluciones que las eléctricas están haciendo.

Durante el primer semestre de 2014, los clientes de la PVPC pagaron demasiado por la luz y ahora se les devuelve una cantidad que ronda los 30 euros.

Quien no tenga la tarifa regulada PVPC y se encuentre con una oferta del mercado libre, no se ve directamente afectado por esta subida.
El futuro pinta oscuro

El panorama no es precisamente esperanzador. En el horizonte no se adivinan bajadas para lo que queda de año (y ahora mismo estamos en unos precios medios superiores a los de agosto de 2013).

El Ministerio de Industria pronosticó que la electricidad bajaría de precio durante 2014, pero su optimismo lo tiene crudo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de