Para el ejercicio de 2011 se incluyen diversas actuaciones contempladas en el Plan de Acción de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética. Así, en el sector de Industria se llevarán a cabo auditorias energéticas y programas de ayudas públicas para el ahorro energético en el sector industrial.

En el sector de la Edificación, las medidas que se ejecutarán serán las de mejora del aislamiento térmico en los edificios existentes, la mejora de las instalaciones térmicas de calefacción, climatización y producción de agua caliente sanitaria en los edificios existentes así como la mejora de la eficacia energética de las instalaciones de iluminación interior en los edificios existentes.

En el sector de los servicios públicos se llevará a cabo la renovación de las instalaciones de alumbrado público exterior existentes y la Realización de estudios, análisis de viabilidad y auditorías en instalaciones de alumbrado existentes.

Y por últimos, en el apartado de Transformación de la energía, se desarrollarán Estudios de viabilidad para cogeneraciones.

En concreto, las medidas de ámbito Industrial tienen como objetivo determinar el potencial de ahorro de energía en empresas del sector industrial, facilitando la toma de decisión para la inversión en proyectos de ahorro energético.

Edificación

En el sector de la edificación se contempla, entre otros aspectos, la mejora del aislamiento térmico en edificios existentes para reducir la demanda energética en calefacción y refrigeración de los edificios, mediante la rehabilitación energética de su envolvente térmica. La envolvente térmica del edificio está compuesta por todos los cerramientos del edificio que separan espacios habitables del ambiente exterior (aire, terreno u otro edificio) y las particiones interiores que separan los recintos habitables de los no habitables, que a su vez estén en contacto con el ambiente exterior.

Otro de los apartados se refiere a la mejora de las instalaciones térmicas de calefacción, climatización y producción de agua caliente sanitaria en edificios existentes, así como de la eficacia energética de las instalaciones de iluminación interior, de forma que cumplan, al menos, con las exigencias mínimas que fija el Código Técnico de la Edificación, reduciendo su consumo de energía.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de