El mundo instaló un récord de 98 gigavatios (GW) de nueva capacidad solar, un aporte más alto que el de las otras tecnologías. Las otras fuentes renovables añadieron 59 GW en conjunto, las plantas de carbón 35 GW, las de gas 38 GW, las de petróleo 3GW y la energía nuclear contribuyó con 11GW de capacidad de generación.

La energía solar también atrajo mucha más inversión: US$160.8 mil millones, es decir 18% más en comparación con el año anterior, y más que cualquier otra tecnología. Recibió 57% de la inversión total del año para todas las energías renovables, excluyendo las grandes hidroeléctricas -US$279.8 mil millones- y obtuvo más inversiones para nueva capacidad de generación que el carbón y el gas, con un estimado de US$ 103 mil millones.

La fuerza impulsora detrás de la oleada de inversión solar del año pasado fue China, que agregó 53 gigavatios -más de la mitad del total mundial- e invirtió US$86.5 mil millones, un aumento de 58% con relación al año anterior.

El informe “Tendencias globales en la inversión en energías renovables 2018”, publicado hoy por ONU Medio Ambiente, su centro de colaboración con la Escuela de Fráncfort y Bloomberg New Energy Finance, revela que los costos decrecientes de la electricidad solar y en cierta medida de la energía eólica continúan impulsando el aumento en las inversiones. El año pasado fue el octavo consecutivo en que la inversión mundial en energías renovables excedió los US$200 mil millones. Desde 2004, el mundo ha invertido $2.9 billones en estas fuentes de energía.

“El aumento extraordinario en la inversión solar muestra cómo el mapa de energía global está cambiando y, lo que es más importante, cuáles son los beneficios económicos de ese cambio", dijo Erik Solheim, Director Ejecutivo de ONU Medio Ambiente. “Las inversiones en energías renovables atraen a más personas a la economía, ofrecen más empleos, trabajos de mejor calidad y empleos mejor remunerados. La energía limpia también significa menos contaminación, lo que significa un desarrollo más saludable y feliz”.

En general, China fue el mayor país inversor en energías renovables, con un récord de US$ 126,6 mil millones, 31% más que en 2016. También hubo amplios incrementos en la inversión en Australia (147%, hasta US$8.5 mil millones), México (810%, hasta US$6 mil millones) y en Suecia (127%, hasta $3.7 mil millones). 

El año pasado se comisionó un récord de 157 gigavatios de energía renovable, frente a los 143 gigavatios de 2016, y se superó ampliamente los 70 gigavatios de capacidad generadora añadida de combustibles fósiles (tras el ajuste por el cierre de algunas plantas existentes).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de