Habrá puntos de recarga eléctrica en las gasolineras

A menudo el coche eléctrico se considera una amenaza para la industria del petróleo por su potencial para reducir la demanda de crudo, pero Abbott se muestra convencido de que esta transición tardará décadas en llegar. Por otra parte, el aumento del coche eléctrico crearía oportunidades comerciales para Shell cuando los conductores busquen lugares donde hacer paradas de media hora para recargar sus baterías, opina Abbott.

"Hay un número de países en los que estudiamos instalar puntos de recarga de baterías. En el tiempo de espera, los conductores aprovecharán para tomar algo", explicó el ejecutivo.

Aunque Shell no puntualizó cuántas de sus estaciones de servicio contarán con puntos de recarga, Abbott se mostró convencido de que la demanda será mayor en zonas urbanas y añadió que, en Reino Unido, estos puntos estarán disponibles "bastante pronto". El hecho de que la compañía haya decidido adaptar sus instalaciones a los cambios pone de manifiesto la necesidad de las petroleras, sobre todo de las que están más presentes en los mercados europeos, de adaptarse a los cambios.

Además de vender sándwiches a los conductores de vehículos Tesla, Shell espera beneficiarse más directamente del crecimiento de otros sustitutos de la gasolina. La compañía forma parte de un consorcio que planea desarrollar una red de 400 estaciones de hidrógeno en Alemania y es socia del mayor productor del mundo de etanol, que se obtiene a partir de la caña de azúcar, ubicado en Brasil: "Estamos estudiando cómo formar parte de la transición energética. No va a haber una única solución. El hidrógeno, el vehículo eléctrico y los biocombustibles, todos tendrán su importancia".

Los fabricantes de coches están haciendo enormes inversiones en tecnología para baterías y, en menor medida, en vehículos propulsados por hidrógeno, para cumplir con la estricta normativa de emisiones de dióxido de carbono.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de