El estado de Fukushima según las últimas informaciones oficiales, presenta las siguientes novedades:

  • El número de trabajadores que ha recibido más de 100 mSv de radiación asciende a un total de 17, y la tasa de dosis de radiación en la entrada principal del emplazamiento era de 0,26 mSv/h.
  • TEPCO evalúa utilizar agua dulce en lugar de agua de mar tan pronto como sea posible para la refrigeración de las vasijas de los reactores.
  • Unidad 1 y 2: en la unidad 1, una vez restablecida la alimentación eléctrica en la sala de control principal, se está comprobando la disponibilidad y funcionalidad de los equipos del sistema de refrigeración. En la Unidad 2 se siguen realizando trabajos para restablecer la iluminación en la sala de control principal, la instrumentación y los sistemas de refrigeración.
  • Unidad 3 y 4: en la Unidad 4 se continúa inyectando agua de mar en la piscina de combustible usado y se siguen realizando trabajos para restablecer la instrumentación y los sistemas de refrigeración. La temperatura en superficie de la piscina de combustible usado ha disminuido significativamente hasta los 31 °C, en comparación con los 56 °C del día anterior. En relación a la Unidad 4, se ha rociado la piscina de combustible usado con 150 toneladas de agua utilizando un camión-bomba de hormigón.
  • Unidades  5 y 6: Se terminó la reparación de la bomba del sistema de extracción de calor residual, restableciéndose la refrigeración 21 minutos después.

A causa de este desastre radiactivo, Europa ha previsto realizar una serie de pruebas a las centrales nucleares europeas para ensayar situaciones similares a la provocada por el terremoto del día 11 de marzo en Japón.

Por su parte, el España posee una amplia red de vigilancia radiológica ambiental que cuenta con un total de unos mil puntos de medición radiológica ambiental, repartidos por todo el territorio nacional, que permiten medir los niveles de radiación en el aire, cuencas fluviales, puntos del litoral, suelos y productos alimentarios.

Pruebas de resistencia para las centrales europeas

En su reunión celebrada los días 22 y 23 de marzo en Helsinki (Finlandia), la Asociación de Autoridades Reguladoras de Seguridad Nuclear de Europa Occidental (WENRA) ha concretado cómo se llevarán a cabo las revisiones de la seguridad y los análisis de riesgos (denominados stress tests, o pruebas de resistencia) de las centrales nucleares europeas a la luz del accidente de la central nuclear Fukushima (Japón).

WENRA ha definido los stress tests como una reevaluación de los márgenes de seguridad en las centrales nucleares existentes, considerando las circunstancias del accidente en Fukushima. Estas evaluaciones permitirán analizar el comportamiento de las centrales nucleares ante una serie de situaciones extremas que pudieran poner en riesgo la seguridad de las mismas, como terremotos o inundaciones, pérdida de suministro eléctrico, accidentes con fusión del núcleo o condiciones degradadas en el almacenamiento del combustible gastado.

Los plazos contemplados en la propuesta son de 6 meses para que las centrales nucleares completen las revisiones y de 3 meses para la evaluación por parte de los reguladores.

El Consejo de Seguridad Nuclear ha trasladado al Gobierno de España la información recogida en la reunión de WENRA, con el objetivo de contribuir a promover una definición común del alcance de los análisis a nivel europeo, sin perjuicio de que las autoridades nacionales amplíen estas evaluaciones, si así lo consideran necesario.

Red de Vigilancia de Ámbito Nacional del CSN

En España, las mediciones de los niveles de radiactividad se llevan a cabo por medio de la Red de Vigilancia del CSN. Ésta se compone a su vez de dos redes de vigilancia: la Red de Estaciones Automáticas  (REA) y la Red de Estaciones de Muestreo (REM).

La red de estaciones automáticas (REA) está integrada por 25 estaciones de medición automática, que disponen de instrumentos capaces de medir continuamente variables radiológicas (tasa de dosis gamma, concentración de radón, radioyodos y emisores alfa y beta en aire), así como variables meteorológicas (temperatura, precipitaciones, humedad relativa, presión atmosférica, dirección y velocidad del viento).

En la red de estaciones de muestreo (REM), la vigilancia se realiza mediante la toma de muestras (terrestres y/o acuáticas) y su posterior análisis radiológico. Este proceso lo realiza el CSN en colaboración con una serie de laboratorios e instituciones de investigación españolas.

Con esta red se elaboran estudios e informes para dos programas: el programa de vigilancia de la atmósfera y el medio terrestre, y el programa de vigilancia del medio acuático continental y costero.

Mediciones radiológicas dentro de lo habitual

De acuerdo con los datos procedentes de esta amplia red de vigilancia radiológica ambiental evaluados en el CSN, hasta el momento los valores medidos de radioactividad se mantienen dentro de la más estricta normalidad, y no representan, en ningún caso, riesgo para la salud ni para el medioambiente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de