PIXABAY

Ambos países aprobaron el pasado viernes en un consejo de ministros extraordinario el tope al gas para intervenir el mercado eléctrico. El 13 de mayo de 2022 pasará a la historia por ser el día en que España y Portugal se separen del mercado único de la energía y tengan un trato de favor con precios más baratos para sus consumidores frente al resto de ciudadanos europeos.

También el 13 de mayo se celebró el día de la Virgen de Fátima. Esta localidad lusa es uno de los mayores sitios de peregrinación de creyentes católicos. Allí se dieron las apariciones de la Virgen a principios del siglo pasado. Es decir, que justo el mismo día se obra el denominado milagro eléctrico de aprobar el tope al precio del gas que se utiliza para la generación de electricidad.

Nadie pensaba que se iba a aprobar, pero finalmente, el empeño y el empuje de ambos gobiernos ha conseguido que salga adelante. Lo único que falta por ver cómo se llevará a cabo, en qué términos y sobre todo, quién paga todo esto.

Consejo de Ministros extraordinario para limitar el precio del gas

El Gobierno aprobó el pasado viernes en un Consejo de Ministros extraordinario el mecanismo para limitar el precio del gas destinado a producción eléctrica, que rondará los 48,8 euros/megavatio hora (MWh) en los doce meses que estará en vigor.

La medida, que será aprobada de forma simultánea por los Ejecutivos español y portugués, pretende aliviar las facturas de los consumidores, domésticos e industriales, con tarifas indexadas al mercado mayorista de la electricidad o ‘pool’, los más afectados por la crisis actual y la subida de los precios de la energía.

En la víspera del Consejo de Ministros extraordinario, el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, confirmó que el precio tope del gas se fijará, inicialmente, en 40 euros/MWh “frente a los casi 80 euros de media que ha marcado en el último trimestre”. El mecanismo, que, según los cálculos de su gabinete, permitirá reducir la factura en torno a un 30% para un consumidor medio con tarifa indexada al ‘pool’, “va a tener vigencia durante los próximos doce meses, garantizando un precio medio de 48,8 euros/MWh para el gas que se utiliza para la generación eléctrica, lo que va a suponer una importante protección”.

Visto bueno de Bruselas

Una vez que los dos Ejecutivos den su visto bueno, el mecanismo se remitirá “inmediatamente” a la Comisión Europea, que “debe adoptar una decisión del colegio de comisarios para hacer efectiva su aplicación”, según ha explicado estos días la ministra para la Transición Ecológica, Teresa Ribera. A tenor de la también vicepresidenta tercera del Gobierno, la idea es que este sistema esté “plenamente operativo en unos pocos días, en unas semanas”.

El pasado 26 de abril, España y Portugal anunciaron que habían llegado a un “acuerdo político” con la Comisión Europea para limitar el precio del gas en el mercado mayorista de la electricidad de los dos países, una materia prima utilizada por las centrales de ciclo combinado para producir luz. A falta de conocer los pormenores, el mecanismo beneficiará al 40% de los consumidores domésticos -aquellos que tienen tarifa regulada o PVPC, unos 11 millones- y hasta al 80% de los industriales, cuyas facturas están vinculadas al ‘pool’.

Fuente: Ramón Roca / El Periódico de la Energía

Artículo de referencia: https://elperiodicodelaenergia.com/espana-y-portugal-llevan-a-cabo-el-iberexit-electrico/



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de