España incumplió en 2015 el objetivo de energías limpias que se había fijado

2015 fue un annus horribilis para la lucha contra el cambio climático en España. Además de aumentar en más de un 3% las emisiones de gases efecto invernadero, España incumplió su propio objetivo de energías renovables: se quedó 1,1 puntos por debajo de lo que había estimado el Gobierno. Ambos datos están relacionados: al reducirse el uso de renovables para generar electricidad creció la utilización de fuentes sucias -como el carbón y el gas- y las emisiones de gases de efecto invernadero se dispararon.

La normativa europea de implantación de las renovables -que establece un objetivo común del 20% en 2020 para los 28 países miembros de la UE- tiene dos patas. Por un lado está la directiva europea, de 2009, en la que se fijaban objetivos individualizados por países; en el caso de España, su meta coincide con la europea global: el 20% del consumo total de energía del país debe proceder de fuentes limpias en 2020.

La otra pata de la normativa son los planes nacionales que cada Estado debía presentar para la implantación de las renovables en sus territorios. En el caso de España, el vigente Plan de Acción Nacional de Energías Renovables (PANER) recoge un compromiso que supera ligeramente la meta fijada por la directiva europea: plantea llegar al 20,8% de fuentes limpias en 2020.

En la senda correcta

España, según el pronóstico de la Comisión, no estará en el paquete de incumplidores en 2020 y llegará al 20% al que está obligado. ¿Cómo es posible? Porque, para analizar el grado de cumplimiento, Bruselas no utiliza como indicador los objetivos anuales que cada país tiene contemplados en sus planes nacionales. Emplea un indicador de trayectoria recogido en la directiva europea de 2009. Este indicador no es anual, sino que establece medias para bienios. Por ejemplo, en el caso de España, la "trayectoria indicativa" de uso de renovables fija un 13,8% de media en el uso de renovables para el periodo 2015-2016.

"La Comisión compara los datos de los países con la trayectoria nacional incluida en la directiva de renovables. En el caso de España, la trayectoria 2015/2016 es 13,8% y España está en 2015 en 15,6%", explican fuentes de Bruselas para argumentar que el Gobierno de Mariano Rajoy está en la senda de cumplimiento para 2020. Sin embargo, los datos de 2016 todavía no están disponibles, con lo que es imposible aún saber la media que resultará. En todo caso, el comportamiento del sector eléctrico indica que el año pasado creció considerablemente el uso de renovables en España.

Un portavoz del Ministerio de Energía afirma que se está "en la buena senda para lograr los objetivos en 2020, incluso mejor que otros países". Recuerda además el compromiso de este departamento de llevar a cabo este año "una nueva subasta de 3.000 megavatios" de energías renovables.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de