Pese a la estabilización del sector tras el gran crecimiento acontecido en 2008, la potencia de energía solar fotovoltaica acumulada en 2009 en España fue de más de 3.400 MW, situando al país en la segunda posición a nivel europeo, con una cobertura de la demanda eléctrica del 2%.

Coincidiendo con el solsticio de verano en el hemisferio norte (el día con más sol) y con el solsticio de invierno del hemisferio sur (el día con menos sol), ayer 21 de junio se celebró el Día del Sol, una fecha para valorizar los beneficios de esta fuente de energía que podría generar unos 50.000 empleos directos en España para el año 2020, según datos del Instituto Sindical de Trabajo, Ambiente y Salud (ISTAS), recogidos en el informe Empleo Verde en una economía sostenible del OSE.
 
La crisis y la inestabilidad legislativa son las principales amenazas

Tal y como ocurre en otras actividades de la economía verde, el sector de la energía solar presenta una estructura empresarial polarizada desde el punto de vista del tamaño empresarial.

El 75% de las empresas tiene entre 2 y 50 trabajadores dedicadas, principalmente, al mantenimiento e instalación de equipos de reducida potencia. Por otro lado, tal y como recoge el citado informe del OSE dedicado al empleo verde, existe un reducido número de empresas de gran tamaño, con implantación nacional e internacional, dedicadas, fundamentalmente, a la fabricación de equipos, componentes y a la producción eléctrica.

Aunque este último colectivo sólo representa el 2% de la población empresarial, su contribución al empleo sectorial es de más del 54%, mientras que las pequeñas empresas, que representan las tres cuartas partes del colectivo, dan lugar al 36,4% del empleo.

La crisis económica en general, y del sector de la construcción en particular, algunos cambios de la política de fomento de las energías renovables (especialmente la fotovoltaica) y las restricciones al crédito han generado, desde la primera mitad del año 2008, una situación de incertidumbre y contracción inversora que han afectado a la evolución del sector.

A pesar de ello, el sector en su conjunto ha continuado creciendo aunque de forma mucho más moderada. Si a ello se unen las expectativas que genera la lucha contra el cambio climático y los objetivos de la Unión Europea y del Gobierno español respecto a las energías renovables, se entiende que la mayoría de los expertos entrevistados espere que el crecimiento del empleo se reactive en los próximos años.

Los datos que recoge el OSE confirman estas expectativas, ya que el abastecimiento de energía primaria con energías renovables representó el 9,4% del balance energético en 2009 (un 12,6% más que el año anterior). Sin embargo, tal y como reclaman las asociaciones que representan a estos sectores empresariales, poder aprovechar su enorme potencial y margen de crecimiento requiere una mayor estabilidad legislativa. De esta forma podrán abordarse las inversiones necesarias en I+D+i.

¿Dónde encontrar candidatos?

Encuentra el candidato perfecto en un portal espcializado: visita nuestro canal de empleo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de