Este programa ha sido aprobado, recientemente, dentro del programa de ayudas del Séptimo Programa Marco de Investigación y Desarrollo de la Unión Europea, en el que participan otras 23 empresas y centros de investigación europeos punteros en el desarrollo de materiales avanzados.

El proyecto está dotado con un presupuesto de más de 18 millones de euros, y cuenta con la participación de otras dos grandes empresas eléctricas alemanas E.ON y RWE, así como de varios grandes suministradores de equipos como Siemens, Alstom, Bacbock o Foster Wheeler.

Este gran proyecto de investigación se centrará en el desarrollo de nuevos materiales avanzados que permitan trabajar a las calderas de las futuras centrales térmicas a mayores temperaturas y presiones de vapor, logrando un aumento de eficiencia de la planta y una disminución en las emisiones de CO2 de la misma.

Adicionalmente, el proyecto desarrollará nuevos procedimientos para disminuir los problemas de corrosión y erosión tanto en materiales cerámicos como metálicos que se producirían en estas nuevas condiciones de operación, mucho más exigentes que las actuales.

Los desarrollos del proyecto podrían tener aplicación en los próximos años en las futuras plantas de carbón, ya que otra de las líneas de investigación que abarca el proyecto es el desarrollo de soluciones y materiales específicos adaptados a las nuevas tecnologías de captura de CO2, de las que se espera un despliegue próximo y que impondrán unas condiciones de operación bastante diferentes de las existentes.

El proyecto tiene una duración de 4 años y medio, y está liderado por el centro de investigación italiano Centro Sviluppo Materiali (CSM). Dentro de las actividades a realizar por Endesa, centradas en el desarrollo de nuevos recubrimientos de protección y nuevos sistemas de monitorización de la corrosión, se contará con la colaboración de la Universidad Complutense de Madrid y del Instituto Nacional de Técnica Aerospacial (INTA).

Esta iniciativa se enmarca dentro del objetivo de Endesa de impulsar un nuevo modelo energético, global y sostenible a través de cinco líneas prioritarias de actuación, entre las que se encuentra el desarrollo de nuevas tecnologías que conduzcan a mejorar la eficiencia y disminuir las emisiones de CO2 de sus centrales.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de