Tras analizar el último informe de R.E.E. (Red Eléctrica Española), del año 2007, y compararlo con los informes de los últimos años, Ecologistas en Acción ha podido comprobar que la energía generada en Aragón de origen no renovable (carbón, gas,…) se ha incrementado de los 7.162 GWh (gigavatios hora) del año 1998 a los 11.961 GWh en el año 2007, lo que supone un aumento del 67 por ciento .

En cuanto a la energía procedente de fuentes renovables, fundamentalmente la hidráulica y la eólica, el aumento en ese periodo de tiempo fue de un 85 por ciento, porcentaje superior al de la de origen no renovable pero que, sin embargo, al partir de cifras absolutas más bajas, esconde un aumento menor en los GWh producidos. Así, en 10 años, el aumento en las no renovables fue de 4.799 GWh mientras que las renovables aumentaron su producción eléctrica en 3.369 GWh.

El origen de la energía eléctrica producida, de fuentes renovables o no renovables, es especialmente relevante en la lucha contra el cambio climático ya que las de fuentes no renovables proceden en Aragón de la quema de carbón y gas, y generan grandes cantidades de gases de efecto invernadero, en especial CO2 (dióxido de carbono).

La teoría socialmente aceptada dice, precisamente, que debemos sustituir la energía generada a partir de los combustibles fósiles menos eficientes, como el carbón, por otras más eficientes, como las de gas en los ciclos combinados, en lo que sería una etapa de transición, para llegar finalmente a obtener toda la energía de fuentes renovables (solar, eólica, hidráulica), reduciendo de ese modo las emisiones de gases que provocan el calentamiento global del clima.

La hipotética mejora en la lucha contra el cambio climático que supone el aumento de la energía producida con medios renovables queda completamente anulada, e incluso superada, por el incremento mayor, en cifras absolutas, de la producción eléctrica originada por la quema de combustibles fósiles (carbón y gas) que emiten grandes cantidades de gases de efecto invernadero, problema que, además, se vería agravada si se lleva a cabo la proyectada construcción de nuevas centrales térmicas de ciclo combinado en Fayón y Osera de Ebro y otra, de carbón, en Mequinenza.

Toda mejora en la lucha contra el cambio climático pasa, necesariamente, por el ahorro en el consumo eléctrico y la sustitución de la energía de fuentes no renovables por las renovables. Es incorrecta, pues, la política actual de aumento exagerado en la producción eléctrica y que se basa, además, en la suma de los dos tipos de fuentes energéticas.

Por todo ello Ecologistas en Acción espera que el gobierno aragonés cambie su política energética, con fachada "renovable" pero trastienda "no renovable", a fin de que la política contra el cambio climático sea realmente efectiva y no una simple cuestión de imagen pública. Para hacer eficaz la política contra el cambio climático Ecologistas en Acción solicita al Gobierno de Aragón, entre otras cosas, que no autorice más centrales térmicas en Aragón y que proceda el cierre de las centrales más ineficientes desde un punto de vista energético, que en este caso son las de carbón.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de