En el marco de un Programa Estratégico de Investigación sobre los procesos de ahorro de energía y contribución a la protección medioambiental, los investigadores del Grupo han logrado una primicia mundial: una campaña de fabricación de vidrio con aportación de biomasa en la fase de fusión.

El vidrio se fabrica a partir de la fusión de diversas materias primas y de calcín en un horno cuyo suministro de energía proviene fundamentalmente de gases de origen fósil en combustión. Gracias a una nueva tecnología, la fábrica española de Saint-Gobain Glass, ha fabricado vidrio impreso a partir de un proceso en el que la combustión de gases ha sido parcialmente sustituida por la de residuos madereros de los bosques cercanos. Los ensayos se han realizado en un horno diseñado por los equipos del centro de I+D de Avilés (AR&DC) y de París (Saint-Gobain Recherche).

Gracias a esta tecnología, se ha demostrado que la biomasa puede suministrar una parte de la energía necesaria para la fusión del vidrio.

Manuel Pimentel, Director Industrial de Saint-Gobain Glass para la Península Ibérica destaca que "aún queda trabajo por hacer para industrializar el proceso, pero ya se ha podido demostrar que la biomasa es compatible con una fusión de vidrio con textura y su uso generalizado en el futuro permitirá limitar el impacto ecológico, mejorando el balance energético del horno".



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de