En el encuentro, el consejero les ha explicado el anteproyecto de ley y les ha manifestado que "la prohibición se basa en los interrogantes sobre los riesgos asociados al fracking y recogidos por la Comisión de Medio Ambiente y Salud Pública y Seguridad del Parlamento Europeo, más la preocupación social suscitada en Cantabria".

Arasti ha añadido con respecto al texto normativo, que sigue el principio de "precaución" en el que debe basarse la actuación del Gobierno de Cantabria, "en tanto no se conozcan los impactos reales del fracking y la prevalencia de la defensa de la salud y del medio ambiente."

Sobre la tramitación ha señalado que "una vez publicado el anteproyecto de ley que regula la prohibición en la web del Gobierno de Cantabria, el pasado 27 de octubre, ahora queda abierto un periodo de información pública para que los ciudadanos puedan hacer sus aportaciones. Posteriormente, el texto será sometido al análisis del Consejo Asesor de Medio Ambiente de Cantabria para ser aprobado en Consejo de Gobierno y de esta manera, el texto definitivo, se remitirá al Parlamento cántabro como proyecto de ley para su aprobación".

En la reunión estuvieron presentas los representantes de Hidrocarburos de Euskadi (para los permisos de investigación Angosto y Usapal); Trofagas (proyecto Arquetu); Petroleum-Gas Natural Fenosa (para los permisos de Bezana y Bigüenzo); Repsol Investigaciones Petrolíferas (para el permiso Luena); Petrichor Euskadi (permiso de investigación Usapal); más los representantes de la Asociación Española de Compañías de Investigación, Explotación, Producción de Hidrocarburos y Almacenamiento Subterráneo (ACIEP) y de Cambria Europe INC.

Por el Gobierno de Cantabria, además del consejero, han estado el director general de Innovación e Industria, Fernando Rodríguez Puertas y el secretario General de la Consejería, Javier Peña.

Plataforma Shale Gas España

En respuesta a esta reunión, la plataforma Shale Gas España manifiesta su desacuerdo con el anteproyecto de ley cántabro, con el que se persigue prohibir el fracking.

Mónica Cristina, portavoz de Shale Gas España, lamenta la ausencia de un debate objetivo sobre esta técnica, centrado en hechos constatados: “El shale gas es una energía clave en la transición hacia un futuro energético bajo en carbono y tiene además potencial para convertirse en una importante fuente de riqueza para España. Una decisión prematura y precipitada tan solo acarreará pérdidas e imposibilitará inversiones que solo en la fase de exploración superan los cien millones de euros en Cantabria”.

La portavoz añadió que existen muchos rumores que están obstaculizando el diálogo. “Hay que tener en cuenta que se ha avanzado mucho en este campo y que hoy en día contamos con los medios adecuados para aplicar la técnica de la fracturación hidráulica de una manera sostenible, tanto para el entorno como para la economía”. Cristina recordó que la fracturación hidráulica se ha utilizado de forma segura desde los años 1970 en Europa y desde la década de 1940 en los Estados Unidos en más de dos millones de pozos, tanto para la extracción de petróleo y gas natural como para el aprovechamiento de la energía geotérmica.

Mónica Cristina insistió en que antes de aprobar una regulación de tanto alcance como esta prohibición es necesario analizar los hechos y aportar razones de peso. “Esa “garantía absoluta” que se busca no existe. Ninguna fuente de energía o actividad industrial, o de otro tipo, tiene “cero riesgo”. España cuenta con un riguroso marco normativo que regula la exploración y la explotación de los hidrocarburos. En lo que tenemos que centrarnos es en cómo impulsar la utilización de las mejores prácticas y asegurar la correcta aplicación de la legislación existente. Prohibiendo la actividad, sin más, perdemos todos”.

Datos muy recientes publicados por la consultoría IHS ponen de manifiesto el potencial económico asociado a la explotación de los hidrocarburos no convencionales. IHS estima que en 2015, tan solo en EEUU, el sector del shale gas creará cerca de millón y medio de puestos de trabajo cualificado y que el gobierno americano recaudará 49 billones de dólares anuales. “Aunque las condiciones sean distintas, el shale gas en España podría ser el motor económico que comunidades como Cantabria necesitan para crear oportunidades de empleo”, concluyó Cristina.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de