El precio de la luz y la preocupación medioambiental impulsan a las más de 400 pymes energéticas

Una situación que preocupó a muchos consumidores que, por primera vez, empezaron a prestar atención a las más de 400 pequeñas comercializadoras de electricidad que han entrado a competir con las cinco grandes -Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Endesa, Viesgo y EDP- en los últimos años.

Esas empresas empezaron a abrirse paso en los contadores de la luz de los españoles en 2014, cuando se abrió el mercado eléctrico para particulares, después de que la tarifa doméstica pasara a ser variable. Pero la época de mayor crecimiento fue en 2009 cuando el gobierno acabó con la tarifa regulada para las pymes, como explica Emilio Rousaud, fundador y director general de Factorenergía. "Esa fuerte subida en el mercado mayorista y las noticias de que iba a haber una fuerte subida en el precio de la luz, nos ha permitido crecer en el segmento doméstico".

En pocos años se han hecho con 1,3 millones de clientes, de un total de 27 millones, entre un 5% y un 7% del mercado. Factorenergía, fundada en 1999 y con 60.000 clientes (la mayoría empresas), alcanzó los 413 millones de facturación en el 2015, más del triple de los 130 millones del 2010. Sus bazas principales son la transparencia y su apuesta por las energías renovables.

Una factura sin explicar

Una factura de 700 euros fue el origen de Holaluz. La madre de uno de los jóvenes ingenieros que la fundaron, Oriol Vila, Ferran Nogué y Carlota Pi, recibió una factura por ese precio, que la empresa, dicen, nunca explicó claramente. Fundada en 2010, la firma cerró el 2016 con 90.000 clientes, un equipo de 109 personas y unos ingresos de 100 millones de euros, que espera sean a los 160 millones a finales de este año.

También Gana Energía, que opera desde finales del 2015, multiplicó su cifra de clientes por cuatro el año pasado hasta las 4.000 conexiones. Este año, dice Antonio Picazo, su fundador, "esperamos llegar a los 10.000. Estamos creciendo a la razón de mil al mes".

Estas compañías ofrecen, además, una serie de servicios entre ellos ayudas para lograr ahorros energéticos. "Como asesor energético personal de nuestros clientes", explica Emilio Bravo, consejero delegado de Lucera, "les facilitamos una calculadora de ahorro para que puedan ajustar su contrato a lo que necesitan. Solo con ajustar la potencia contratada se pueden ahorrar 50 euros al año". Muchos clientes han aprovechado el cambio de comercializadora a Lucera para contratar la tarifa con discriminación horaria, "algo que ni siquiera conocían", apunta el ejecutivo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de