De acuerdo con las ideas propuestas por el PP, en Burgos los populares apuestan por una política energética que garantice el suministro, la competitividad, la eficiencia energética y la sostenibilidad medioambiental. Para ello, el mix energético estará compuesto por todas las fuentes de energía disponibles, lo que incluye la nuclear entre ellas.

Por eso, el PP de Burgos se compromete a gestionar los permisos de los emplazamientos nucleares según los criterios de seguridad establecidos, de modo que su funcionamiento estaría asegurado.

Destacan en particular el caso de la central nuclear de Garoña. Apuestan por dejar sin efecto la orden ministerial de cierre de la planta que establece el cese de la explotación en 2013, y que supone la destrucción de mil empleos en la zona. Dejan la decisión sobre el funcionamiento en manos del CSN, y lo que resulta más controvertido, abogan por la construcción de un parador en la provincia en el entorno de la central.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de