El ahorro, que fue de 444 millones de euros menos de lo esperado, ejerce presión sobre las cuentas del sistema eléctrico que, previsiblemente, cerrará 2011 con un déficit de tarifa cercano a 4.000 millones de euros, frente al tope legal de 3.000 millones para el ejercicio.

El Gobierno trabaja en la actualidad en un plan contra el déficit de tarifa, que incluye subidas de la luz de entre el 5% y el 7% en abril, así como varias medidas de recorte de costes del sistema, que se anunciarán en el Consejo de Ministros de este viernes.

Las compañías eléctricas han advertido de que, si no se toman medidas como subir los peajes de luz y limpiar la tarifa eléctrica de costes adicionales, el déficit de 2012 podría alcanzar los 5.000 millones de euros, frente al tope legal de 1.500 millones. Por su parte, José Manuel Soria sostiene que el plan del Gobierno evitará subidas necesarias del 40% en el recibo de la luz.

Dentro de las medidas aplicadas por el departamento de Sebastián para corregir el desfase eléctrico, el recorte a las primas fotovoltaicas ha supuesto un ahorro en 2011 de unos 760 millones de euros, lo que supone 20 millones más de lo previsto y un 62% de todo el sacrificio que el Gobierno reclamó al sector eléctrico.

Mientras, la termosolar, a la que se le estimaba un recorte de 451 millones de euros, apenas ahorrará 59 millones, un 5% del total, debido a que casi no se han alcanzado las limitaciones de horas con derecho a prima fijadas por el Gobierno.

A través de los peajes a la generación, el Ejecutivo esperaba ahorrar 148 millones de euros, un 12% del total, lo que podría haberse cumplido en 2011, mientras que la financiación de los planes de ahorro y eficiencia energética por parte de las eléctricas ha ahorrado unos 250 millones de euros, 20 millones menos de lo esperado y cerca de un 21% del total.

Por otro lado, una reciente sentencia del Tribunal Supremo elimina otra de las medidas de recorte del anterior Ejecutivo, la correspondiente al bono social, que hasta ahora financiaban las eléctricas. La decisión del Alto Tribunal deja cerca de 150 millones en el aire y supone mayor presión sobre la tarifa eléctrica.

31% menos de facturación

Los recortes aplicados han afectado especialmente al sector fotovoltaico, que en 2001 facturará, previsiblemente, un 31% menos, pese a haber elevado un 15% su producción. En el caso de la termosolar, el recorte a su facturación ronda el 12%.

Por su parte, las eléctricas han contribuido a los recortes mediante los peajes a la generación, los planes de eficiencia y ahorro, y la financiación del déficit de tarifa.

En caso de que se les apliquen recortes, el Gobierno podría optar por detraerles la mejora en 604 millones en la retribución a la distribución, volver a minorarles los derechos de emisión de CO2 en 2012 (unos 1.000 millones), disminuir las ayudas al carbón (unos 500 millones) o acabar con los recientes incrementos en los pagos por capacidad del gas (332 millones).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de