Huerto Solar
Huerto solar /AMBIENTUM

En el número 28 del Observatorio de la Electricidad, WWF denuncia que el Ministerio de Industria, presionado por las compañías eléctricas, pone en peligro el sistema de apoyo a las renovables, quitando su financiación de la factura eléctrica y llevándolo a los Presupuestos del Estado. Si esto ocurriera se crearía una gran incertidumbre en los inversores y financiadores, que tendrían que esperar cada año su inclusión y aprobación en dichos presupuestos. Este posible cambio de orientación en cuanto a las renovables tiene lugar en un momento en el que estas energías estaban quitándole cuota de mercado a las energías fósiles, debido a una menor demanda eléctrica.

Incoherencias en la política energética y medioambiental

Las asociación ecologista ve con preocupación la posición del Ministerio de Industria respecto a las renovables, ya que las propuestas que está haciendo para este sector son cada día menos coherentes con las políticas medioambientales y de sostenibilidad proclamadas por el Gobierno. Por un lado, se alaba su importante rol en la búsqueda de la sostenibilidad, la reducción de las emisiones de gases de efecto invernadero, el relanzamiento de la industria española y su gran potencial exportador. Mientras que por otra parte, el Ministerio de Industria propone frenar las inversiones en el sector, ya que se pretende llevar su financiación a los Presupuestos del Estado, cuando todo el desarrollo que se ha conseguido hasta ahora ha sido gracias a que los fondos invertidos están respaldados por el impuesto para la diversificación energética incluido en la factura eléctrica.

Las renovables quitan producción a la energía generada quemando combustibles fósiles

Las empresas del sector eléctrico son las que están presionando al Ministerio de Industria porque están viendo que, en un momento de contracción de la demanda eléctrica, según explica en su informe WWF. Las energías renovables, que tienen prioridad de acceso al mercado por su carácter más sostenible, están quitándoles cuotas de mercado a las tecnologías convencionales que queman combustibles fósiles. Hasta hace poco, la creciente instalación de energías renovables no era un problema, sino un buen negocio también para las eléctricas, porque la demanda eléctrica crecía por encima de la aportación de los nuevos parques eólicos y huertos solares. En consecuencia, las nuevas centrales de ciclo combinado de gas natural que ya se han construido se veían como rentables.

Pero actualmente el mercado eléctrico se está contrayendo, en los tres últimos meses la demanda total peninsular ha decrecido un 1,2%. La asociación ecologista explica en su informe que actualmente invertir en nuevas renovables significaría quitar aún más mercado a las convencionales y, sobre todo, no poder amortizar las innumerables centrales nuevas de gas. Por eso, las empresas del sector han anunciado recortes en sus inversiones en renovables y apoyan la inclusión del sistema de apoyo a las renovables en los Presupuestos del Estado, ya que esta medida frenará también las inversiones de otros promotores por la incertidumbre que genera.

Si el sistema de primas se traslada a los Presupuestos del Estado, las renovables ya instaladas continuarán cobrando sus respectivas primas por estar respaldadas por el marco regulatorio actual, mientras que si cada año no se aprobaran nuevos fondos en los Presupuestos del Estado para nuevas instalaciones renovables estas no se harían, asegura WWF, por lo que se podría paralizar el sector.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de