El premio Eurosolar 2013 para asociaciones locales o regionales que promueven proyectos de energías renovables ha ido a parar a Ecooo por su campaña de Desobediencia Solar, una campaña que posibilita el posicionamiento social y político de la ciudadanía contra la actual política energética.
 
La Desobediencia Solar propuesta por Ecooo consiste en microparticipaciones de 100 €, a través de las cuales cualquier persona se hace copropietaria de una instalación colectiva de energía solar fotovoltaica sobre tejado, cuyos kWh limpios, expulsan  del sistema eléctrico a kWh  sucios producidos por energías contaminantes.
 
Pero para Ecooo la Desobediencia Solar es mucho más que una herramienta que facilita la participación ciudadana en renovables comunales, es toda una acción que empodera a la ciudadanía haciéndola copartícipe de un manifiesto en el que reivindican las causas ecológicas, las de la justicia social y las de la democratización de la energía.
 
Eurosolar – Asociación Europea por las Energías Renovables es una asociación sin ánimo de lucro que persigue la incorporación de las energías renovables a escala europea. Para ello, desarrolla proyectos de divulgación y de fomentos de las energías renovables para su incorporación como un elemento más de producción de electricidad.
 
Cada año, Eurosolar premia a los mejores proyectos europeos en diferentes categorías para destacar aquellas entidades que hayan desarrollado iniciativas para el fomento y la introducción de las renovables en la sociedad. Los premios constan de una categoría nacional de la que luego se hace una selección para el premio europeo.
 
Una parte fundamental de la labor de Eurosolar es la entrega de estos premios que prestigian a las organizaciones que trabajan por un cambio de modelo energético liderado por las energías renovables.
 
Desde sus orígenes hace 9 años, Ecooo ha trabajado por la incorporación de las energías renovables, concretamente de la energía solar fotovoltaica, en la vida cotidiana. Su labor se ha centrado en la colectivización de plantas de energía solar fotovoltaica sobre tejado entre redes de ciudadanos. De esta manera, se comparte la propiedad de las plantas y se recibe una rentabilidad por la venta de electricidad.
 
El reconocimiento de Eurosolar a la Desobediencia Solar es el reconocimiento a muchos años de trabajo de un equipo interdisciplinar para acercar aún más las energías renovables a la ciudadanía y permitir que cualquier persona pueda convertirse en agente de cambio del modelo energético. La Desobediencia Solar posibilita que la ciudadanía se posicione de manera activa contra la política del Gobierno y las acciones de las grandes eléctricas contra las energías renovables. Al mismo tiempo contribuyen a generar kWh de electricidad limpia que expulsan del mix energético kWh de electricidad generada con combustibles fósiles.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de