En carta dirigida al Intendente de Santiago y a los Seremis que deberan  votar la Resolución de Calificación Ambiental en los próximos días, los diputados  expresan que el proyecto hidroeléctrico El Canelo destruirá una franja de casi 5 kilómetros de vegetación nativa a orillas del rio Maipo, afectando 40% de los terrenos de los parceleros de la zona y  dividiendo en dos el terreno del Monasterio de las Carmelitas Descalzas de San José, arriesgando derrumbes  de sus  ermitas de retiro  y  el vía crucis de la comunidad religiosa.

El proyecto hidroeléctrico ingresó a evaluación ambiental el año 2012 y ya cuenta con 4 adendas con observaciones de los servicios públicos, las cuales no han sido subsanadas por la empresa. Por esta razon el Servicio de Evaluación Ambiental de la Región Metropolitana, recomendó la semana pasada rechazar el Estudio de Impacto Ambiental basándose en que el proyecto no presenta toda la información necesaria para acreditar a cabalidad el cumplimiento de la normativa ambiental vigente.

Los vecinos de la comunidad El Peumo, lugar donde se emplaza el monasterio  de las Carmelitas Descalzas, expresaron su satisfacción por el informe del organismo ambiental e informaron que el proyecto tiene serias deficiencias técnicas y que además sus ejecutivos, nunca quisieron escuchar la opinión de los afectados.  También denunciaron que ante su oposición a la hidroeléctrica, desconocidos provocaron una seguidilla de incendios en los predios, quemando más de 280 hectáreas poniendo en riesgo la vida de las monjas del monasterio y provocando la muerte de un parcelero.

Por estos y otros antecedentes, los diputados Melo, Molina, Girardi, Provoste, Vallejos, Soto y Silber solicitaron  al intendente de Santiago, Claudio Orrego; al Director del SEA, Jorge Troncoso y a los Seremis de  la Región Metropolitana, denegar el permiso ambiental al Proyecto Hidroeléctrico El Canelo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de