El informe de periodicidad anual, realizado desde 2001, incluye las previsiones sobre la evolución de la demanda de energía eléctrica y gas natural, así como la situación y perspectiva de la oferta energética con un horizonte temporal de cuatro años.

En el año 2012 la demanda de gas natural en el mercado convencional ha aumentado (+5,1%) mientras que en el mercado de generación de energía eléctrica ha disminuido (-23%). En el periodo 2013-2016 se estima que la demanda convencional seguirá creciendo. Sin embargo, en el año 2013 se prevé que descienda la demanda de generación de electricidad y que se recupere en los siguientes años.

De acuerdo con la información de los agentes concernidos, no se esperan problemas de cobertura de la demanda anual. Las previsiones de aprovisionamientos serían suficientes para atender la demanda. La previsión de la oferta muestra una tendencia estable, creciendo los aprovisionamientos a través de gasoducto, impulsada por el aumento del gas importado a través de la interconexión con Argelia, Medgaz.

La capacidad nominal total de entrada de las plantas de regasificación (sin incluir la planta de El Musel) se mantiene estable en el periodo 2012-2016. La capacidad de almacenamiento de GNL en las plantas de regasificación aumentará un 8,2% durante el periodo analizado. Por un lado, los almacenamientos subterráneos verán incrementada su capacidad en un 39,4%, debido a la entrada en operación de las infraestructuras de Marismas, Yela y Castor. Por otro lado, la capacidad de entrada por las conexiones internacionales aumenta de manera leve.

El índice de cobertura de la demanda se ha calculado siguiendo un criterio conservador considerando las infraestructuras de entrada según su capacidad diaria nominal, y las conexiones internacionales reversibles funcionando al 70% de su capacidad nominal de exportación. De esta manera, la cobertura de la demanda varía desde el 152% en 2012, hasta 136% en 2016, si se tiene en cuenta la capacidad nominal. A su vez, si se considera la capacidad transportable, la cobertura punta oscila entre el 149% en 2012 y el 121% en 2016, cumpliéndose ampliamente en todos los casos planteados la cobertura del 10% establecida por la Planificación.

Por otro lado, el crecimiento anual esperado de la retribución de infraestructuras es superior al crecimiento de la demanda a lo largo del período. La retribución de las infraestructuras actuales supone el grueso de los costes totales previstos, siendo la aportación de las instalaciones proyectadas en el periodo 2012-2016 del 3,5% del coste total al final del periodo. Por consiguiente, se constata la necesidad de limitar las inversiones en infraestructuras del sistema gasista bajo el escenario de demanda previsto en la actualidad.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de