Con el objetivo de avanzar hacia una economía neutral en el clima evitando la aparición de brechas entre regiones, el Comité de Desarrollo Regional de la Unión Europea aprobó el pasado lunes la creación del Fondo de Transición Justa (JTF, por sus siglas en inglés), con 27 votos a favor, 7 en contra y 8 abstenciones.

Los eurodiputados solicitan un aumento significativo del presupuesto asignado desde el marco financiero 2021-2027 (de 11.270.459.000 euros en los precios corrientes a 25.358.532.750 euros en los precios de 2018, también denominado «importe del principio»). Esta cantidad se completaría con 32.803.000.000 euros adicionales a precios corrientes, como se propone en el Instrumento de Recuperación de la UE.

Mecanismo de recompensa verde

El texto acordado incluye la creación de un «Mecanismo de Recompensa Verde», que permite asignar el 18% del total de los recursos del fondo en función de la velocidad con la que los Estados miembros reduzcan sus emisiones de gases de efecto invernadero, dividido por su RNB (Renta Nacional Bruta) promedio más reciente. Además, el 1% de los importes totales se asignarían específicamente a las islas y el 1% a las regiones ultraperiféricas.

Con el Fondo de Transición Justa se persigue apoyar a las comunidades más vulnerables de cada región. Para ello, los eurodiputados también piden una tasa de cofinanciación de hasta el 85% de los costes para proyectos elegibles.

Relación con los instrumentos de política de cohesión existentes de la UE

El establecimiento del Fondo de Transición Justa no debe dar lugar a recortes o transferencias obligatorias de los demás fondos de cohesión, subraya el texto acordado. Los recursos del fondo pueden complementarse con recursos transferidos voluntariamente del Fondo Europeo de Desarrollo Regional (FEDER) y del Fondo Social Europeo (FSE+), manteniendo sus objetivos originales.

Ampliación del alcance del fondo de transición justa

Los eurodiputados coinciden también en que el alcance del Fondo de Transición Justa debe ser más amplio, centrándose específicamente en la cohesión social y dando lugar a la creación de empleo.

Las actividades apoyadas por el fondo también incluirían: microempresas, turismo sostenible, infraestructura social, universidades e instituciones públicas de investigación, tecnologías de almacenamiento de energía, calefacción urbana de bajas emisiones, movilidad inteligente y sostenible, innovación digital, incluida la agricultura digital y de precisión, proyectos de lucha contra la pobreza energética, así como cultura, educación y construcción comunitaria.

En el caso de las regiones que dependen en gran medida de la extracción y combustión de carbón, lignito, esquisto de petróleo o turba, los eurodiputados proponen una excepción para las inversiones en actividades relacionadas con el gas natural. En este sentido, la Comisión podrá aprobar planes de transición justa territorial que incluyan tales actividades, si se califican como «ambientalmente sostenibles».

Manolis Kefalogiannis, miembro del Parlamento Europeo (PPE, GR) ha declarado: «El Fondo de Transición Justa es el primer paso importante de la iniciativa emblemática de la Comisión Europea para una Europa Verde. El Comité de Desarrollo Regional ha confirmado hoy que el Parlamento Europeo seguirá liderando la aplicación del Acuerdo de París, buscando una transición socialmente justa y verde en nuestras regiones. Con un mayor presupuesto, podremos apoyar eficazmente a las regiones que más lo necesiten, pero, sobre todo, apoyar firmemente a nuestros ciudadanos. Nos estamos moviendo hacia una nueva era verde sin dejar a nadie atrás».

Fuente: Javier López de Benito / EnergyNews,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/fondo-para-la-transicion-justa/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de