Mantener el suministro estable de electricidad para toda Europa no es tarea fácil, dado que la red de energía eléctrica de la UE es uno de los sistemas más grandes y complejos del mundo.

Una interrupción en un país puede provocar apagones o escasez de suministro en otras áreas y países. La Comisión Europea trabaja para garantizar que el suministro de energía sea constante en todos los estados miembros.

Herramientas

  • Para que el sistema energético europeo sea capaz de hacer frente a posibles interrupciones, la UE promueve una mayor diversificación de las fuentes de suministro. Europa trata de mantener una variedad de energías renovables y soluciones de almacenamiento de energía disponibles, de modo que si una fuente falla, otra puede compensar
  • Para garantizar que el suministro de electricidad sea seguro y confiable, La Comisión Europea trabaja para mantener un mercado eléctrico bien diseñado y funcional
  • Cuando se trata de gas, Europa depende en gran medida de los suministros no pertenecientes a la UE. Por lo tanto, la clave está en minimizar los riesgos, ya sea por problemas relacionados con la infraestructura crítica que físicamente trae ese gas a Europa, o problemas geopolíticos que crean incertidumbre en torno a nuestras relaciones con los proveedores
  • En caso de crisis, los estados deben trabajar juntos. Así lo establece el Reglamento sobre la preparación para el riesgo en el sector eléctrico, una ley que fue adoptada en 2019 como parte del paquete Energía limpia para todos los europeos y requiere que los Estados miembros trabajen para identificar todos los posibles escenarios de crisis a nivel nacional y regional que podrían afectar su suministro de electricidad
  • Otro pilar fundamental es garantizar la seguridad de los suministros antes los nuevos riesgos que surgen a raíz de la creciente digitalización. Esta es la razón por la que en los últimos años Europa ha reforzado la seguridad de la infraestructura energética crítica

COVID-19, una crisis real que amenaza el suministro de energía en Europa

«La gran interrupción causada por el COVID-19 ha iluminado nuestra dependencia de un sistema de energía robusto, vital para el suministro seguro de energía para nuestros hospitales, industrias que producen equipos médicos y otras actividades esenciales y para las personas que se ven obligadas a quedarse en casa», reflexionan desde Europa.

En las últimas semanas, los funcionarios de la Comisión Europea han mantenido reuniones periódicas con las autoridades e industrias nacionales sobre los sectores de gas, electricidad, petróleo y nuclear para intercambiar buenas prácticas entre los Estados miembros, identificar posibles dificultades, tomar medidas correctivas, extraer lecciones para reforzar nuestro preparación en diferentes escenarios y posibles nuevas crisis.

La consecuencia es que actualmente no existe una amenaza en términos de seguridad energética y el sistema energético europeo ha demostrado su resistencia. La electricidad, el gas y el petróleo pueden fluir donde se necesita, y en particular donde más se necesita.

¿Y después?

Después de la crisis de COVID-19, la seguridad energética seguirá siendo un tema importante de la política energética europea y la clave para una sociedad más resistente. A medida que salimos de la crisis del virus de la corona, la UE, y más allá, enfrenta una recesión económica significativa, cuya escala es difícil de predecir en este momento.

A pesar de esta incertidumbre, los líderes de la UE han subrayado la importancia de continuar con nuestra ambición de volvernos neutrales al clima para 2050 y esto debería influir en las decisiones de inversión pública y privada y los nuevos programas de políticas que seguirán en los próximos meses.

Fuente: Noelia López Redondo / EnergyNews,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/politica-energetica-europea-para-garantizar-suministro-de-energia/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de