El objetivo de estas ayudas ha sido incentivar la sustitución de electrodomésticos por otros más eficientes energéticamente y establecer una red de reciclado de los aparatos retirados en el Plan Renove.

Las ayudas concedidas se aplican a la compra de distintos electrodomésticos, tales como: frigoríficos, congeladores, lavadoras, lavavajillas, hornos y encimeras de diferentes gamas y clasificaciones energéticas. El porcentaje máximo subvencionable para cada electrodoméstico ha sido del 25% del precio de venta, IVA incluido, de modo que el incentivo asignado para la compra de cada electrodoméstico abarca precios que oscilan desde los 85 a los 125 euros.
 
Se considera como susceptible de ayuda la adquisición de aparatos electrodomésticos con las siguientes prestaciones mínimas: frigoríficos, frigorífico-congelador y congelador con clasificación energética A+ y A++; lavadoras  con  clasificación energética A y eficacia de lavado A; lavavajillas con clasificación energética A y eficacia de lavado A; hornos con clasificación energética A y encimeras de inducción total o mixta.
 
Como novedad en esta convocatoria, no han sido subvencionables las lavadoras que tienen clasificación energética A y eficiencia de lavado A, si simultáneamente no tienen un consumo energético inferior o igual a 170 Wh/kg, o son termoeficientes. En el caso de los lavavajillas, además de los que tienen clasificación energética A y eficacia de lavado A, también han percibido subvención los que, a mayores, tienen un consumo energético inferior o igual a 0,98Kwh/ciclo o son termoeficientes.
 
El objetivo de esta ayuda a las familias en la renovación de los electrodomésticos no es otro que el de reducir el consumo de energía eléctrica en el sector doméstico, mediante la sustitución de frigoríficos, congeladores, lavadoras y lavavajillas por equipos con etiquetado energético de clase A o superior.
 
Por provincias, Valladolid se sitúa a la cabeza en cuanto al número de electrodomésticos subvencionados, con un total de 9.396; le siguen León y Salamanca con 8.228 y 5.859, respectivamente. Por detrás se encuentran las provincias de Burgos (5.054), Palencia (3.113), Zamora (2.972), Ávila (1.964), Segovia (1.650) y Soria (1.466).
 
Todas las subvenciones otorgadas aparecen contempladas dentro del Plan de Acción de la Estrategia de Ahorro y Eficiencia Energética, en el ámbito de Castilla y León. En el año 2011, el Plan Renove de Electrodomésticos ha contado con un importe inicial presupuestado de 3.564.690 euros, el cual fue ampliado hasta alcanzar la cifra de 3.744.690 euros.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de