Patrick Moore y María Teresa Domínguez / Foro Nuclear

Por Félix Toribio

redaccion@ambientum.com

En mitad del debate nuclear sobre el futuro de la central nuclear de Garoña, el fundador de Greenpeace, el canadiense Patrick Moore, se declaró ayer en Madrid contrario al cierre de la centrales. Moore, doctor de ecología, fue invitado por la agrupación de empresas de la energía nuclear Foro Nuclear. El acto tuvo lugar en el Hotel Palace de la capital.

Durante toda la conferencia Moore se decantó por "la continuidad de la energía nuclear en el mundo" y recalcó el importante momento al que se enfrenta España. “Sería el único país que no retoma el sí nuclear”, expuso Moore.

Green Student

A mediados de los ochenta el ecologista se desvinculó de la asociación conservacionista, tras 15 años de pertenecer a la organización que además presidió. Cuando vio, según su criterio, que "luchaban por algunas causas erróneas", fundó Green Student, en 1990. Una plataforma ambiental "más cercana a la ciencia" pero sin perder la visión ecológica, recalcó.

La energía nuclear junto con la hidroeléctrica "son las únicas energías fiables en materia de suministro para dar el relevo a las fósiles", declaró Moore. Prosiguiendo con la afirmación: “Puede que quizás la gente piense que la energía nuclear es peligrosa, pero eso pensamiento es erróneo”.

Garoña

Finalmente, Maria Teresa Domínguez, presidenta del Foro Nuclear, organismo que organizaba el acto, se pronunció sobre el fututo de la central nuclear de Garoña. Respecto del debate público sobre el reactor burgalés Domínguez aludió al informe presentado por el Consejo de Seguridad Nuclear (CSN), el 5 de junio, que se posiciona favorable a la renovación de la licencia de la planta nuclear hasta 2019. El informe del consejo no es vinculante.

Respecto a las dudas sobre la seguridad de la cúpula de la central, a una pregunta realizada por los medios de comunicación, respondió: “No debemos tener ninguna duda que si el CSN dice que la central puede funcionar de forma segura durante los próximos diez años, significa que todos los elementos de la planta se encuentran en perfecto estado”.

Antes del próximo 5 de julio el Gobierno debe pronunciarse sobre el cierre de las instalaciones.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de