Así lo ha puesto de manifiesto durante la visita a las obras de la planta de Ence de 50 MW que se encuentra inmersa en la última fase de pruebas previa a la puesta en marcha definitiva prevista para finales de este mismo año, momento que en el tendrá una capacidad productiva de 340.000 MWh/año.

Ávila ha subrayado la apuesta del Gobierno andaluz por un "modelo económico sostenible" que sitúa a las energías renovables como uno de los sectores estratégicos para su desarrollo. Así, ha subrayado que el proyecto de Ence supondrá una "fuente de riqueza, de empleo, de liderazgo tecnológico y de competitividad".

Esta nueva instalación generará más de 950 empleos. Hasta 40 de estos puestos de trabajo serán de personal que se encargará de la operación y el mantenimiento de la planta. Los más de 900 restantes serán empleos indirectos e inducidos, de los que aproximadamente 500 se crearán en las áreas rurales, asociados a las labores de plantación, cosecha y transporte de biomasa cultivada.

El modelo de abastecimiento combinando los residuos agroforestales con la biomasa de cultivos es un factor fundamental que garantiza una de las ventajas comparativas de la energía con biomasa frente a las otras renovables: la estabilidad productiva, esto es, poder producir energía 24 horas al día los 365 días del año, ya que la hace gestionable e independiente a factores climáticos como el sol o el viento.

Con esta planta, Huelva se sitúa como provincia andaluza líder en generación de energía eléctrica a través de biomasa, con un total de 118 MW, lo que supone el 46% del total de la región y que son capaces de abastecer a 166.000 viviendas y evitar que se generen 281.853 toneladas de CO2 -equivale a retirar de la circulación 178.260 vehículos-.

La nueva central está siendo construida con las recomendaciones de la UE para el transporte, almacenamiento y producción de energía con biomasa. Entre estas técnicas está el sistema de reducción selectiva no catalítica, que permite reducir emisiones de óxido de nitrógeno. La apuesta por la tecnología de lecho fluido para la caldera, el uso de gas natural como combustible auxiliar para operaciones puntuales, o la incorporación de un eficaz precipitador electroestático para la captación de gases de combustión a la salida de la caldera también permitirán a Ence cumplir con su objetivo de minimizar, tanto como las más avanzadas tecnologías lo permitan, el impacto ambiental de sus operaciones.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de