Metro de Madrid ahorra cada año 20.000 metros cúbicos de agua, el equivalente a ocho piscinas olímpicas, mediante el uso de agua reciclada en el lavado de los trenes. Para ello dispone de 11 túneles de lavado dotados de recicladora, en los que cada día se lavan 300 coches. Además, dispone de una depuradora que trata 1.700 metros cúbicos de líquidos al año provenientes de diferentes máquinas que permite su reutilización.

El consejero de Transportes e Infraestructuras de la Comunidad, Pablo Cavero, ha visitado los talleres centrales de Metro de Canillejas, donde ha podido comprobar el funcionamiento tanto de los túneles de lavado de trenes como de la depuradora. Esta es una de las muchas innovaciones que Metro pretende mostrar en la Semana de la Ciencia. Metro celebra jornadas abiertas proponiendo la visita a sus centros tecnológicos más emblemáticos.

Cavero ha destacado que Metro de Madrid se ha convertido en un ejemplo de sostenibilidad, gracias a la sustitución periódica, desde 1995, de los túneles de lavado más antiguos por otros nuevos que reducen el consumo de agua y permiten su reciclado. Desde entonces ha continuado con esta modernización de las instalaciones que ha permitido reducir en un tercio el consumo de agua respecto a los túneles más antiguos.

Las recicladoras permiten reutilizar aproximadamente el 80% del agua que se usa en los lavados y en algunos casos ha logrado incrementarse al 90%, un porcentaje que es relevante teniendo en cuenta que en 2011 se lavaron más de 80.000 coches. Respecto a la depuradora, el consejero ha destacado que su función es adecuar los vertidos líquidos industriales generados en diferentes procesos productivos del taller, para poder ser vertidos a la red de saneamiento.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de