Un hogar inteligente, también llamado Smart Home, es un espacio que se puede controlar de manera remota con el uso de una computadora, tableta o smartphone. Así es, desde cualquier dispositivo conectado a Internet. El objetivo de este sistema es automatizar el máximo de tareas de una vivienda para mejorar la calidad de vida de los integrantes de la familia. De esta forma, motivar su comodidad, seguridad, entretenimiento y, por supuesto, el ahorro energético.

Este concepto es cada vez más popular en el mundo. Según los expertos, en los próximos cinco años, el negocio de las smart homes moverá más del 10% del PIB español. Asimismo, en países como México se ha identificado una demanda creciente de dispositivos inteligentes para el hogar, afirmó Jamie Siminoff, CEO de Ring, en una entrevista para Forbes México.

¿Cómo el hogar inteligente ahorra energía?

Una de las principales premisas del hogar inteligente es la ecología, por ello, su sistema está diseñado para ahorrar energía y calor. Lo increíble es que su sistema de ahorro no limita el uso de aparatos por la fuerza, sino que a través de un seguimiento identifica patrones del estilo de vida de los integrantes de la casa para aplicar estrategias que logren un consumo energético inteligente. De esta forma, el hogar inteligente logra ahorrar entre un 30% y 40% de energía.

A través de sensores, el hogar inteligente mide la temperatura exacta y conoce cómo y cuándo calentar el lugar. Con un sistema de calefacción moderno, será posible mantener la casa cálida en horas estratégicas con baja energía. Además, también realizará seguimiento de las habitaciones que estén en uso, para obtener la temperatura adecuada solo cuando sea necesario.

Asimismo, existen mecanismos inteligentes para controlar el consumo energético de aparatos como el aire acondicionado. Si bien es cierto, tanto los ventiladores de pie y de techo como los ventiladores de torre son más eficientes que el aire acondicionado, la climatización domótica logra controlar el consumo de este sistema de forma eficiente.

La domótica aporta una serie de beneficios al sistema de aire acondicionado, ya que permite un control de enfriamiento por zonas y horarios de forma automática. Cada modificación se realiza en base a una programación establecida. Además, controla la bomba de calor de aerotermia del equipo. De esta forma, logra que el sistema utilice otros componentes durante su funcionamiento para lograr una climatización estratégica.

Sistemas para controlar el consumo de luz

Para minimizar el consumo de luz se utilizan sistemas de encendido y apagado de las luces. Desde el uso de sensores de movimiento para apagar luces innecesarias en habitaciones y zonas comunes hasta el control de toldos, persianas y cortinas para priorizar el máximo uso de la luz solar.

Para el agua y el gas se instalan mecanismos de control y regulación centralizados. En caso se produzca una inundación o fuga, se genera una alarma automáticamente hasta provocar un corte de suministro.

Fuente: Redacción,



1
Dejar una respuesta

avatar
1 Hilos de comentarios
0 Respuestas de hilo
0 Seguidores
 
Comentario más reaccionado
Hilo de comentarios más mediático
1 Autores de comentarios
Moliva Autores de comentarios recientes
  Suscribir  
el más nuevo más antiguo más votado
Notificar de
Moliva
Huésped

Creo que en cuenta de ahorro en este siglo y en los venideros, son enfocados en la tecnología, es esta la que nos puede ayudar a ahorrar y ordenar el medio ambiente, aunque se vea algo fuera de lo común, solo un nuevo sistema tecnológico puede volver a lo del principio… Si somos capaces de crear vida, ¿no lo seremos en crear un nuevo sistema ecológico’…