SmartCity Málaga, que busca concienciar y hacer partícipe al usuario, pretende conseguir una integración óptima de las fuentes renovables de energía en la red eléctrica, acercando la generación al consumo a través de la instalación de paneles fotovoltaicos en edificios públicos, el uso de microgeneración eléctrica en hoteles o el desarrollo de sistemas microeólicos en la zona.

Smartcity Málaga, en el que participan Endesa,  IBM, Ingeteam, Sadiel, Isotrol, Acciona, Ormazábal, Neometrics, Telvent y Green Power Tech y diversos centros de investigación, ha sido concebido para la zona malagueña en la que se emplaza el nuevo Centro de Control y Monitorización, concretamente para el área de la Playa de la Misericordia, y de sus iniciativas han comenzado a beneficiarse 300 clientes industriales, 900 de servicios y 11.000 clientes domésticos.

Se ha elegido la ciudad de Málaga porque reúne los requisitos necesarios para garantizar el éxito del proyecto: potencial de crecimiento, amplias capacidades tecnológicas, fuerte presencia de Universidad y empresas, excelentes infraestructuras eléctricas y, sobre todo, apoyo decidido de las administraciones públicas.

Estas instalaciones disponen, en sus casi 200 metros cuadrados repartidos en dos plantas, de espacios para acoger oficinas y puestos desde los que se controlan y gestionan los avances y sistemas implicados en el proyecto.

Además, se ha configurado como un punto de referencia para la información y muestra de los distintos hitos que se vayan desarrollando a lo largo de los próximos tres años para público, en general, y para agentes interesados en conocer el proyecto y grupos de trabajo especializados.

Consumo eléctrico más sostenible

Todos los clientes implicados en el proyecto contarán con los nuevos contadores inteligentes desarrollados en el marco de la telegestión para hacer posible un consumo eléctrico más sostenible; en la actualidad han sido conectados la mitad de ellos y con la instalación del primero, Málaga se ha convertido en un referente nacional al ser la primera ciudad española en la que se instalaban.

Asimismo, la instalación de sistemas avanzados de telecomunicaciones y telecontrol, gestionados desde el nuevo Centro de Control,  permite actuar en tiempo real y de forma automática sobre la red de distribución de energía eléctrica, haciendo posible una nueva gestión de la energía y potenciando la calidad del servicio. El objetivo final del proyecto es conseguir un ahorro energético del 20%, con una reducción de emisiones de más de 6.000 toneladas de CO2 al año.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de