Rhizobium tropici

La fijación biológica de nitrógeno se produce en unas estructuras formadas en las raíces de las plantas leguminosas, denominadas nódulos, donde se localiza las bacterias. Esta relación de simbiosis, en las que ambos organismos obtienen beneficios, es especialmente interesante en tanto que se produce de manera natural y disminuye los efectos adversos que generan los fertilizantes químicos nitrogenados.

Para que se produzca esta simbiosis se requiere un "diálogo molecular" entre la bacteria y la planta. En esta comunicación, las raíces de la planta leguminosa secreta sustancias del tipo de los flavonoides que son detectadas por la bacteria que a su vez sintetiza y excreta unas moléculas, denominadas "factores de nodulación", que interaccionan con la raíces de la leguminosa hospedadora y que son esenciales para la formación de los nódulos.

Los resultados obtenidos de la regulación de las moléculas de señalización sintetizadas por CIAT 899 demuestran que esta bacteria es capaz de sintetizar factores de nodulación no solo en presencia de los flavonoides secretados por la raíces de la leguminosa, concretamente la judía, sino también cuando la bacteria crece en condiciones de estrés osmótico, como puede ser el estrés salino.

En la actualidad, más de 500 millones de personas consumen esta legumbre (la judía, alubia, poroto o frijol) en el mundo. En países como Brasil se utilizan inoculantes basados en los rizobios (biofertilizantes) para inocular los más de 5 millones de hectáreas dedicadas a su cultivo, como los más de 30 millones de hectáreas dedicadas al cultivo de la soja, leguminosa grano muy importante para el consumo humano y animal.

Del laboratorio a la empresa 

Estos investigadores del departamento de Microbiología trabajan en colaboración con el departamento de Química Orgánica, con los Servicios Generales de Resonancia Magnética Nuclear (RMN) y de Espectrometría de Masas de la Universidad de Sevilla y con EMBRAPA soja, centro público de investigación en Brasil y con Total Biotecnología, primera empresa de producción de inoculantes en Brasil.

Tras más de dos décadas de investigación, muchos de los resultados obtenidos se han visto además materializados en la puesta en marcha de ResBioAgro, S.L. Una empresa de base tecnológica (EBT) de la Universidad de Sevilla que desarrolla su propio conocimiento y tecnología para ponerlos en valor y transferirlos, en cooperación y alianza con los grupos de investigación y empresas del sector, con el objetivo de utilizar microorganismos como aliados eficaces para aportar soluciones biotecnológicas al sector agroalimentario, energético y ambiental, a través de productos y servicios de calidad respetuosos con el medio ambiente.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de