La naturaleza puede dejarnos imágenes sorprendentes y asombrosas. Encontrar hielo en el desierto constituye una rareza que podría sonar a ciencia ficción. Los penitentes son uno de los fenómenos naturales más extraños que se puedan ver en la superficie de la Tierra: enormes láminas en forma de daga de hielo alineadas verticalmente en medio del desierto.

Estas formaciones de agujas de hielo se llaman ‘penitentes’ debido a su aspecto blanco y puntiagudo que hace recordar al de los creyentes católicos que cubren su rostro con un atuendo cónico durante ritos religiosos.

Toman forma a grandes alturas en ambientes fríos y secos. Se encuentran principalmente en la región de los Andes de Chile y Argentina, en alturas por encima de los 4.000 metros sobre el nivel del mar.

“Esta es un área muy remota y de difícil acceso”, dijo en un comunicado Steve Schmidt, profesor de ecología y biología evolutiva en la Universidad de Colorado Boulder y coautor de la investigación en el volcán Llullaillaco.

En un ambiente muy seco como el desierto, el hielo no se derrite en forma de agua sino que directamente se evapora, en un proceso que se llama sublimación. Los rayos del sol calientan la nieve en un ángulo particular y esto produce que unas zonas se sublimen más rápido que otras, según se recoge en un artículo de BBC Mundo.

A medida que el hielo va perdiendo masa se van formando las hendiduras curvadas, como los dientes de un cuchillo. Estas hendiduras a su vez concentran los rayos del sol, así que se subliman aún más rápido. Charles Darwin fue el primero en documentarlas en 1839, pero solo ahora, 180 años después, un grupo de científicos han descubierto que estas dagas pueden acoger vida.

Nieves penitentes

Estas extrañas congregaciones, que pueden medir desde unos cuatro centímetros hasta cinco metros, también conocidas como nieves penitentes, son en realidad un refugio para formas de vida invisibles.

En un nuevo estudio publicado en Arctic, Antarctic, and Alpine Research, un equipo de científicos liderados por investigadores de la Universidad de Colorado Boulder, recorrieron el lado del segundo volcán más alto del mundo, el Volcán Llullaillaco de Chile, y descubrieron microbios que encontraron un hogar entre estos fragmentos de hielo.

“Las algas se han encontrado comúnmente en la criosfera tanto en parches de hielo como de nieve, pero nuestro hallazgo demostró su presencia por primera vez en la elevación extrema de un sitio hiperárido”, apunta la investigadora de biología microbiana Lara Vimercati.

“Curiosamente, la mayoría de las algas de la nieve que se encuentran en este sitio están estrechamente relacionadas con otras algas de la nieve de ambientes alpinos y polares”.

A una altura de alrededor de 5,000 metros sobre el nivel del mar, los helados penitentes de Llullaillaco revelaron manchas de coloración roja, que según el equipo es una forma de actividad microbiana basada en pigmentos en la nieve y formaciones de hielo.

Algas Chlamydomonas y Chloromonas

Al llevar las muestras al laboratorio, los investigadores identificaron microbios dominados por los géneros de algas Chlamydomonas y Chloromonas. Es la primera vez, dice el equipo, que los científicos han informado sobre la vida microbiana en estas extrañas estructuras de hielo.

“Dada la dureza de los ambientes donde se encuentran, los penitentes pueden representar oasis para la vida, ya que, junto con las fumarolas (aberturas gaseosas en la corteza de la Tierra), representan fuentes de agua intermitentes en estos ambientes muy áridos”, señalan los autores.

Las implicaciones de la investigación podrían extenderse aún más, hipotéticamente hablando. Los análogos de los propios penitentes helados de la Tierra se han identificado en imponentes estructuras en forma de fragmentos en Plutón y en Europa, la luna de Júpiter.

Si los fragmentos de hielo actúan como un oasis acuoso para la vida en los Andes secos, es posible que lo mismo pueda ocurrir en otros lugares.

Fuente: LAURA ANDRÉS TALLARDÀ / LA VANGUARDIA,

Artículo de referencia: https://www.lavanguardia.com/natural/20190715/463428233574/penitentes-misteriosas-dagas-hielo-crecen-desierto.html,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de