Las llamas se pueden ver saliendo de las grietas del pavimento en el vecindario de Leilani Estates. Se trata de metano producido por la vegetación muerta en descomposición.

Este gas se va a cumulando en los huecos subterráneos y en el momento que se filtra y se enciende (en este caso por la erupción volcánica), produce llamas de color azul. Sin embargo este curioso fenómeno natural representa un peligro extremo para cualquier persona que se encuentre cerca.

Han pasado tres semanas desde la erupción del volcán Kilauea, enviando la lava a áreas residenciales y obligando a miles a abandonar sus hogares.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de