Desmontando remedios que se recomiendan contra las picaduras de medusas

Cuando alguien sufre una picadura de medusa entre los primeros auxilios más recomendados destacan enjuagar la herida con agua de mar, raspar los tentáculos restantes o poner hielo en la zona afectada. Sin embargo, según Angel Yanagihara, investigadora principal del estudio, ahora han visto que "en realidad es mucho peor para la picadura".

Las medusas son uno de los animales más peligrosos del océano, e incluso causan más muertes cada año que los tiburones. E incluso cuando no son tan letales, sus picaduras siempre provocan un dolor intenso y deja heridas que resultan horribles. Para su trabajo, Yanagihara y su equipo analizaron dos especies de medusa, la Alatina alata que habita en las aguas de Hawái y la más grande del mundo, la Chironex fleckeri, presente en las aguas de Australia.

En su investigación viajaron a Australia para ver cómo se solían tratar estas heridas, bien enjuagándolas con vinagre o agua de mar, o raspando o arrancando los tentáculo, y posteriormente diseñaron un modelo en laboratorio con tejido humano para ver si estos métodos conseguían frenar la entrada de veneno. Asimismo, también observaron si usar hielo o bolsas con agua caliente ayudaba a minimizar el daño causado.

De este modo, vieron que los remedios más habituales (agua marina, raspado de tentáculos o hielo) aumentaron de forma dramática la gravedad de las picaduras.

"Menos de un 1% de las células afectadas por el tentáculo se ven realmente afectadas con una primera picadura, por lo que cualquier acción que mueva los tentáculos sirve para expandir el veneno", ha añadido Christie Wilcox, que también ha colaborado en este trabajo.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de