Los huracanes son uno de los fenómenos meteorológicos más poderosos que existen y que más daños provocan a su paso. Pueden llegar a medir entre 8 y 10 kilómetros de alto, unos 500 kilómetros de ancho y alcanzar vientos sostenidos de más de 200 km/h.

Sin embargo, no aparecen en todas las zonas del planeta y esto se debe a que necesitan una serie de condiciones meteorológicas para que lleguen a formarse. Estos son los ingredientes necesarios para cocinar la receta de un poderoso huracán.

La temperatura del agua del mar

La primera condición necesaria para la formación de un huracán es que las aguas del océano superen los 26ºC, pues a partir de este valor se produce una evaporación significativa y un aporte de humedad al sistema tormentoso que hace que llegue a tener una constitución sólida y acabe formando un huracán.

Por debajo de este valor los huracanes no se formarán o se debilitarán rápidamente una vez se muevan en aguas por debajo de este umbral.

Distancia al ecuador

No hay huracanes en el ecuador y esto es debido a la fuerza de Coriolis ya que sin ella los huracanes no se formarían. Dicha fuerza de Coriolis aparece debido a la rotación terrestre sobre su eje y dado que esta es máxima en los polos y mínima en el ecuador, los huracanes no pueden formarse alrededor de los 5º norte y sur del ecuador.

Esta fuerza es la responsable de que las bajas presiones —y huracanes— giren en sentido antihorario y los anticiclones en sentido horario en el hemisferio norte.

La cizalladura del viento

La cizalladura del viento es básicamente la diferencia en la velocidad o dirección de este entre dos puntos en la atmósfera. Para que pueda formarse y mantenerse un huracán es necesario que exista una baja cizalladura, especialmente en las capas altas, puesto que, sino ocurre, la parte inferior se desacopla de la superior.

Alta humedad de los huracanes

Además del aporte de humedad que se pueda producir en la evaporación propia de las aguas del océano es necesario que se mantengan los valores altos de humedad relativa desde la superficie hasta los niveles medios de la atmósfera.

La onda tropical de los huracanes

Aunque parezca increíble los huracanes del Atlántico se originan en la costa africana, pues es allí donde se dan las condiciones necesarias para empezar su formación: las ondas del este o tropicales que generan tormentas. Si esta onda encuentra las condiciones anteriores, se amplificará y evolucionará a una tormenta tropical o huracán.

Fuente: Mar Gómez / ElTiempo.es, National Geographic,

Artículo de referencia: https://www.nationalgeographic.com.es/ciencia/como-se-forman-huracanes_14773/1,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de