Luego de cuatro días consecutivos bajo alerta ambiental, la Intendencia Metropolitana decidió aplicar preemergencia ambiental preventiva este miércoles en Santiago.

La medida implica restricción a vehículos catalíticos. De esta manera, no podrán circular los vehículos de este tipo con patentes terminadas en 0 y 9.

Al mismo tiempo, la restricción se aplicará a los no catalíticos con matrículas terminadas en 3, 4, 5, 6, 7 y 8.

Ambas prohibiciones rigen en toda la provincia de Santiago y en las comunas de San Bernardo y Puente Alto.

Del mismo modo, se prohibe el uso de leña, incluso en el caso de equipos con doble cámara.

También se aplicarán medidas sobre fuentes fijas: deberán paralizar funciones 1.215 industrias, según indicó el intendente metropolitano, Claudio Orrego, en su cuenta de Twitter.

En cuanto a las clases de Educación Física, el ministerio de Educación está facultado para ordenar su suspensión en los establecimientos en los que amerite la medida. Las autoridades recomiendan a la población no realizar actividades deportivas al aire libre.

Efecto de asados

La disposición adoptada para este miércoles es la primera de este tipo que se dicta en el año en Santiago. Sigue a cuatro días en los que se vivieron difíciles condiciones de ventilación y concentración de contaminantes en el aire sobre la capital.

El fin de semana pasado, cuando se dictó alerta ambiental, el intendente Orrego había solicitado no encender leña ni hacer los tradicionales asados para celebrar el primer triunfo de Chile en el Mundial, llamado que reiteró frente al encuentro de la "Roja" de este miércoles frente a España.

Durante la noche de este martes, la estación de monitoreo de Quilicura mostraba nivel correspondiente a "alerta" en material particulado MP10, y las de Cerro Navia y Pudahuel subían a nivel "regular" en sus promedios móviles correspondientes a las 21:00 horas.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de