T-Verda, la tarjeta de transporte gratis para quienes den de baja un vehículo antiguo

La Generalitat, el Área Metropolitana de Barcelona y el Ayuntamiento de la capital han explicado este jueves que la oferta de los servicios de metro, autobuses urbanos e interurbanos, cercanías y Ferrocarriles de la Generalitat aumentará hasta en un 10% cuando se declare episodio de contaminación. Una mejora con la que pretenden cambiar hábitos: que los ciudadanos que van en coche se pasen al transporte público.

Podría ocurrir, sin embargo, que no sea necesario. Desde 2011, se han declarado apenas entre ninguno y dos episodios al año. En lo que llevamos de 2017 no se ha declarado ninguno, si bien es cierto que suelen producirse en otoño. El consejero de Territorio y Sostenibilidad, Josep Rull, ha explicado que las administraciones quieren responder "a cada restricción con una oferta potente de transporte público, con capacidad para entre 175.000 y 350.000 viajes más".

"La idea es sacar de la circulación un 10% de los vehículos del entono de Barcelona, 130.000", el mismo porcentaje en el que crecerá la oferta de transporte público. Los vehículos que seguro no podrán circular en caso de episodio dentro del perímetro de las Rondas (comprenden Barcelona, Hospitalet, Cornellà, Esplugues y Sant Adrià), son los que no tienen etiqueta de la DGT. Y a partir del 1 de diciembre de 2019 no podrán circular nunca.

Para fomentar el uso del transporte público en los días de episodio de contaminación declarado también se habilitará un nuevo billete: la T-Aire. Tendrá dos viajes cuyo coste será de 1,80 euros, un 10% inferior a lo que cuestan dos viajes con una T-10.

Otra medida que se pondrá en marcha el 2 de octubre será la T-Verda: la tarjeta que las administraciones darán a todo aquel que dé de baja un vehículo contaminante, y que supondrá tener transporte público gratuito durante tres años. Siempre que no se vuelva a comprar un coche y solo para el titular del vehículo, dos condiciones que seguro influyen en su demanda. La Generalitat ha recordado en este sentido que en el Área Metropolitana se desvalijan cada año 38.000 vehículos. "La T-Verda nos tiene que ayudar a retirar del mercado los vehículos más antiguos", ha afirmado Rull.

El incremento de la oferta de buses, metro y trenes deberá ir acompañado de un aumento de agentes de la policía o sistemas de monitorización que velen por el cumplimiento de las restricciones. “La movilización de medios será importante”, ha dicho el consejero. Sobre la posibilidad de sancionar a los vehículos que no cumplan, la directora del Servicio Catalán del Tráfico (SCT), Eugenia Doménech, ha explicado que la Ley de Seguridad Viaria no contempla esta infracción, porque todavía no está tipificada. Doménech ha detallado que la reforma de la Ley, que depende de la Dirección General de Tráfico (DGT) contempla hacerlo, y que mientras se podrían aplicar las sanciones genéricas por infringir las normas de circulación.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de