PIXABAY

Según un nuevo estudio de Transport&Environment (T&E), las emisiones de las furgonetas nuevas no se han reducido en los últimos tres años porque los objetivos de CO2 de la Unión Europea han resultado ser poco ambiciosos.

«La escasa ambición de la regulación de la UE sobre reducción de emisiones de CO2 de las furgonetas ha provocado que éstas sean la fuente de emisiones con un crecimiento más rápido dentro del sector transporte por carretera», asegura la agencia europea Transport&Environment (T&E) en un comunicado.

Los datos analizados por T&E muestran que la normativa comunitaria sobre emisiones de dióxido de carbono es tan poco exigente que la mayoría de los fabricantes de furgonetas consiguen cumplirla sin vender un solo vehículo de cero emisiones. Dado el incremento que se ha producido en las entregas de mercancías a domicilio, las furgonetas representan ya la fuente de emisiones de CO2 con un crecimiento más rápido dentro del transporte por carretera.

James Nix, responsable de transporte de mercancías por carretera de T&E, ha dicho a este respecto: «La combinación de ventas crecientes de furgonetas y las altas emisiones de este tipo de vehículos han creado una especie de cóctel explosivo. La normativa sobre reducciones de CO2 de las furgonetas de la UE entra en vigor a principios de 2020 y debe garantizar que las furgonetas sean más limpias, pero los fabricantes han tenido que hacer muy poco para cumplirlas».

«En el caso de Volkswagen, sus emisiones están incluso aumentando; con los reducidos objetivos de reducción de CO2 actuales, la entrega de mercancías con furgonetas debido al auge del comercio electrónico se está convirtiendo en una pesadilla para nuestro planeta», sentencia Nix.

Las emisiones de las furgonetas en contínuo crecimiento

Las emisiones totales de CO2 de las furgonetas han aumentado un 58% desde 1990. Con el aumento de las entregas a domicilio, las ventas de furgonetas han crecido casi un 60% desde 2012. Solo el 2% de las furgonetas vendidas el año pasado fueron vehículos eléctricos, mientras que en automóviles el porcentaje fue del 10%.

El análisis de T&E concluye que, a menos que la UE incremente los objetivos de reducción de emisiones de CO2 para estos vehículos, las ventas de furgonetas eléctricas seguirán estancadas entre el 2% y el 8% en 2029.

Y esto es así pese a que las furgonetas eléctricas de menor tamaño son ya más económicas que las de combustión, tanto en el precio de compra como en su utilización. Un estudio de Bloomberg NEF recientemente encargado por T&E demuestra que las furgonetas de todos los tamaños serán más baratas que sus equivalentes de combustión en 2026.

Fuente: Noelia López Redondo / EnergyNews,

Artículo de referencia: https://www.energynews.es/emisiones-furgonetas/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de