La filial española del fabricante japonés de automóviles Nissan, Nissan Motor Ibérica, tiene el objetivo de reducir sus emisiones de dióxido de carbono en España en 16.000 toneladas en 2010, lo que supone una disminución del 13 por ciento en comparación con los niveles de 2005, informó hoy la empresa, que ha sido galardonada con el Premio Carles Ferrer Salat, otorgado por Fomento del Trabajo Nacional por su eficiencia energética.

La marca explicó que este reconocimiento se enmarca dentro del esfuerzo realizado por la compañía para reducir sus emisiones de dióxido de carbono en sus plantas de producción en España, como uno de los principales objetivos del grupo automovilístico a nivel internacional.

La estrategia medioambiental de Nissan a medio plazo se engloba en en el "Nissan Program 2010", en el que se recoge el objetivo de reducir las emisiones de CO2 causadas por los productos y actividades de la empresa en todo el mundo y también sus emisiones de escape y aumentar sus materiales reciclados.

Nissan recordó que ha incorporado recientemente un sistema de suministro de energía solar para sus plantas de la Zona Franca de Barcelona y Ávila. En 2007 se instalaron 1.428 paneles solares, fotovoltáicos y térmicos. Los paneles solares permiten reducir en 381 toneladas las emisiones de CO2 anuales de la compañía.

El consejero director general de Nissan Motor Ibérica, José Vicente de los Mozos, explicó que su compañía ha llevado a cabo "la mayor instalación de placas térmicas para uso industrial en España, además de una importante dotación de placas fotovoltáicas".

La planta de Nissan en Barcelona ha reducido 9.400 toneladas sus emisiones de CO2 desde 2005, lo que se traduce en una disminución del 12 por ciento. Esta cifra supone superar el objetivo de la empresa a nivel global que exige una reducción de emisiones del 7 por ciento.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de