La nueva cifra comprometida este año equivale a 1.830 viajes de ida y vuelta Madrid-Melbourne, a las emisiones de casi 3.800 hogares españoles en un año o al volumen de 4.000 piscinas olímpicas.

Además en 2010 el Programa incluirá nuevas herramientas como una calculadora personal de ahorro de emisiones y otras medidas para llevar la implicación de los empleados a su ámbito familiar y personal, más allá de la oficina. La estimación es llegar a 200.000 hogares a través de los empleados de las compañías.

Una vez “formados e informados” en la oficina, el programa trabajará para ampliar el compromiso a su hogar, y con ello a todas las personas que conviven en el ámbito familiar. En palabras de la Directora Gerente de Fundación Entorno-BCSD, Cristina García-Orcoyen “para conseguir resultados realmente significativos es necesario que la eficiencia energética pase de ser una tendencia minoritaria a un hábito generalizado en los ciudadanos”.

Para ello las empresas que forman parte de Acción CO2 cuentan con 113 medidas distintas en 5 ámbitos distintos y 7 píldoras formativas ‘on line’. Entre las medidas identificadas hasta el momento en Acción CO2, la gran mayoría (el 85%) se engloban en los ámbitos de iluminación, climatización, movilidad de empleados y logística, equipos ofimáticos y electrónicos y energías renovables. Todas ellas son acciones fácilmente replicables por otras empresas, organizaciones y por la sociedad en general.

Y ahora también por los familiares y amigos de los empleados de las compañías en su vida cotidiana. Precisamente para aumentar esta implicación de empleados y familiares, Acción CO2 contarán este año con una nueva herramienta: una calculadora personal de ahorro de emisiones que servirá para controlar, de forma individualizada, el ahorro conseguido aplicando estas medidas.

En concreto, serán 10 sencillas acciones las que podrán poner en marcha y que les servirán para ahorrar como disminuir 1º C la temperatura de la calefacción, apagar la pantalla del ordenador de casa, usar el lavavajillas con agua fría, y subir un grado la temperatura del frigorífico. Poniendo en práctica estas sencillas acciones el ahorro anual individual puede alcanzar los 800 kilos de CO2, con un ahorro económico cercano a los 250 euros por hogar.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de