Las emisiones mundiales de CO2 se estancaron en 2016 por tercer año consecutivo

Como subraya el estudio, las emisiones aumentaron desde el comienzo del siglo XXI a un ritmo superior al de décadas anteriores, impulsadas principalmente por el peso de China, India y otras economías emergentes. Sin embargo, desde el año 2014 se aprecia una gran desaceleración y ahora, luego de tres años de estancamiento, parecen haber tocado techo.

Variación según los países

El año pasado se alcanzaron las 35,8 gigatoneladas de CO2, lo que supone un ligero aumento del 0,3%, que curiosamente el informe atribuye a que 2016 tuvo un día más al ser bisiesto. Estados Unidos (-2%), Rusia (-2%), Japón (-1%) y China (-0,3%) redujeron sus emisiones de CO2 con respecto al año anterior, mientras que las de la UE se mantuvieron estables (+0,2%) y las de la India continuaron aumentando (+5%).

El descenso fue más acusado se registró en Brasil (-6%), mientras que entre los grandes aumentos destacaron países como Filipinas (+12%), Pakistán (+9%) e Indonesia y Malasia (+6%), así como en Turquía (+5%) y en Ucrania (+8%). Dentro de la UE, las tendencias variaron según el país, con descensos del 6% en el Reino Unido y Bulgaria y del 3% para España y Grecia, así como aumentos del 5% en Irlanda y Dinamarca y del 4% en Suecia y Finlandia.

Las emisiones de la UE han bajado en las dos últimas décadas hasta llegar a 3,4 gigatoneladas de CO2 en 2016, lo que supone un 20,8% menos respecto a 1990 y un descenso del 17,9% en relación a 2005. Desde 2015, la participación de la Unión Europea en el total mundial se ha mantenido constante con un 9,6%.

En 2016, China, Estados Unidos, la UE, India, Rusia y Japón monopolizaron el mercado del CO2: representan el 51% de la población, el 65% del PIB mundial, el 67% del suministro total de energía primaria, el 68% de las emisiones globales de CO2 y alrededor del 65% de los gases totales de efecto invernadero.

Incertidumbres sobre el metano y el óxido nitroso

La información sobre el metano y el óxido nitroso solo está disponible hasta 2012 porque las estadísticas internacionales sobre actividades agrícolas, que son la fuente principal de estas emisiones, no se actualizan con tanta frecuencia como la energía y las actividades relacionadas con la industria. Sin embargo, los datos hasta 2012 muestran un aumento constante del 91% en relación a 1970.