PIXABAY

La crisis de COVID-19 en 2020 provocó la mayor caída anual en las emisiones de dióxido de carbono (CO2) relacionadas con la energía desde la Segunda Guerra Mundial, según los datos de la Agencia Internacional de la Energía (AIE), pero la disminución general de alrededor del 6% enmascara amplias variaciones según la región y el país.

Después de tocar un mínimo en abril, las emisiones globales se recuperaron con fuerza y ​​aumentaron por encima de los niveles de 2019 en diciembre.

Los últimos datos muestran que las emisiones globales fueron un 2%, o 60 millones de toneladas, más altas en diciembre de 2020 que en el mismo mes del año anterior. Las principales economías lideraron el repunte, ya que el aumento de la actividad económica impulsó la demanda de energía al alza y faltaron medidas políticas significativas para impulsar la energía limpia. Muchas economías ahora están viendo que las emisiones aumentan por encima de los niveles previos a la crisis.

Repunte de emisiones

“El repunte de las emisiones globales de carbono a finales del año pasado es una severa advertencia de que no se está haciendo lo suficiente para acelerar las transiciones de energía limpia en todo el mundo. Si los gobiernos no actúan rápidamente con las políticas energéticas adecuadas, esto podría poner en riesgo la oportunidad histórica mundial de hacer de 2019 el pico definitivo de las emisiones globales”, dijo Fatih Birol, director ejecutivo de la AIE.

“En marzo de 2020, la AIE instó a los gobiernos a poner la energía limpia en el centro de sus planes de estímulo económico para garantizar una recuperación sostenible. Pero nuestras cifras muestran que estamos volviendo a los negocios habituales intensivos en carbono. Este año es fundamental para la acción climática internacional, y comenzó con grandes esperanzas, pero estos últimos números son un claro recordatorio del inmenso desafío que enfrentamos para transformar rápidamente el sistema energético global”, añadió Birol.

Las tendencias de 2020 subrayan el desafío de frenar las emisiones al tiempo que garantizan el crecimiento económico y la seguridad energética. En medio de un número creciente de compromisos de países y empresas para alcanzar emisiones netas cero para mediados de siglo, el repunte de las emisiones muestra lo que es probable que suceda si esas ambiciones no se cumplen con una acción rápida y tangible.

Las emisiones en China para todo 2020 aumentaron un 0,8%, o 75 millones de toneladas, desde los niveles de 2019 impulsadas ​​por la recuperación económica de China a lo largo del año. China fue la primera economía importante que emergió de la pandemia y levantó las restricciones, lo que provocó que su actividad económica y sus emisiones se recuperaran a partir de abril. China fue la única economía importante que creció en 2020.

India y Estados Unidos

En India, las emisiones aumentaron por encima de los niveles de 2019 desde septiembre a medida que la actividad económica mejoró y se relajaron las restricciones. En Brasil, el repunte de la actividad del transporte por carretera después del mínimo de abril impulsó una recuperación de la demanda de petróleo, mientras que los aumentos en la demanda de gas en los últimos meses de 2020 empujaron las emisiones por encima de los niveles de 2019 durante el último trimestre.

Las emisiones en Estados Unidos cayeron un 10% en 2020. Pero mensualmente, después de alcanzar sus niveles más bajos en la primavera, comenzaron a recuperarse. En diciembre, las emisiones estadounidenses se estaban acercando al nivel observado en el mismo mes de 2019. Esto fue el resultado de la aceleración de la actividad económica, así como de la combinación de precios más altos del gas natural y un clima más frío que favoreció un aumento en el uso de carbón.

«Si se confirman las expectativas actuales de un repunte económico mundial este año, y en ausencia de cambios de política importantes en las economías más grandes del mundo, es probable que las emisiones globales aumenten en 2021», dijo Birol.

“No obstante, todavía hay motivos para el optimismo. China se ha fijado un ambicioso objetivo de neutralidad de carbono; la nueva administración estadounidense se ha reincorporado al Acuerdo de París y está poniendo el clima en el centro de su formulación de políticas; la Unión Europea sigue adelante con su Pacto Verde y sus planes de recuperación sostenible; el asombroso éxito de India con las energías renovables podría transformar su futuro energético; y el Reino Unido está generando un impulso global hacia una acción climática más fuerte en la COP26 de noviembre”.

Emisiones globales

Las emisiones globales se desplomaron en casi 2.000 millones de toneladas en 2020, el mayor descenso absoluto de la historia. La mayor parte de esto, alrededor de mil millones de toneladas, que es más que las emisiones anuales de Japón, se debió a un menor uso de petróleo para el transporte por carretera y la aviación.

A medida que los viajes y las actividades económicas se recuperan en todo el mundo, el consumo de petróleo y sus emisiones están aumentando nuevamente. El aumento récord de las ventas de vehículos eléctricos es insuficiente para compensar el crecimiento de las emisiones provocado por el repunte del tráfico rodado en todo el mundo.

Las emisiones globales del sector eléctrico se redujeron en 450 millones de toneladas en 2020. Esto se debió en parte a una menor demanda de electricidad, pero también a aumentos en la generación de electricidad mediante energía solar fotovoltaica y eólica.

Objetivos climáticos del Acuerdo de París

Para que el mundo logre los objetivos climáticos del Acuerdo de París, en particular de limitar el calentamiento global a muy por debajo de los 2 °C, debería producirse una disminución en las emisiones del sector eléctrico de alrededor de 500 millones de toneladas cada año. Se necesitarían incluso mayores caídas anuales en las emisiones de la generación de electricidad para poner al mundo en un camino en línea con un calentamiento de 1,5 ° C.

Para mostrar un camino sostenible hacia adelante, la AIE publicará el 18 de mayo la primera hoja de ruta integral del mundo para que el sector energético alcance emisiones netas cero para 2050.

Como parte de su enfoque en liderar las transiciones de energía limpia en todo el mundo, la AIE está trabajando con la Presidencia de la COP26 del Reino Unido para reunir a jefes de gobierno y ministros en la Cumbre Net Zero IEA-COP26 el 31 de marzo para intensificar los esfuerzos internacionales para convertir los compromisos netos cero en políticas y acciones energéticas concretas.

Fuente: José A. Roca / El Periódico de la Energía,

Artículo de referencia: https://elperiodicodelaenergia.com/las-emisiones-globales-de-co2-se-recuperan-con-fuerza/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de