PIXABAY

Aún siendo conscientes de la contaminación que produce, necesitamos energía para vivir, eso es un hecho. Gracias a ella podemos realizar acciones tan cotidianas como ducharnos por la mañana, encender la luz, poder cargar el móvil o poner la calefacción en casa.

La manera de obtener esta energía ha cambiado y evolucionado a lo largo de la historia. Comenzamos con los recursos que encontrábamos en la tierra y, a lo largo de los años, hemos ido encontrando otras formas de energía más sostenibles, inagotables y respetuosas, no solo con el medio ambiente, sino también con nuestra salud.

Un reciente estudio publicado por Our World in Data, que se viene realizando anualmente desde 2017, ha investigado qué fuentes de energía son las más seguras y lo ha relacionado, evidentemente, con las más limpias. De este modo, dicho estudio determina que las energías que se obtienen a partir de combustibles fósiles son las que provocan más muertes por su impacto en la contaminación y, además, las que más gases de efecto invernadero emiten a la atmósfera.

La contaminación, responsable de muchas muertes prematuras

Este mismo estudio nos deja, por otro lado, datos escalofriantes, como la cantidad de personas que mueren prematuramente debido al uso de combustibles fósiles y la consecuente contaminación del aire: un total de cuatro millones de personas. Pero, ¿cuál es la fuente de energía que más vidas se cobra al año? Los autores del informe lo tienen claro: el carbón, con un total de 24,6 muertes por cada teravatio-hora (TWh) producido.

Para que todos nos hagamos una idea de lo que esto supone, un teravatio-hora de energía equivale al consumo energético anual de 27.000  ciudadanos de la Unión Europea. Le sigue el petróleo, con 18,4 muertes cada TWh, y en tercer lugar, la biomasa, que produce 4,6 muertes/TWh.

La primera causa de muerte producida por estos combustibles fósiles es la quema de los mismos, así como la de la biomasa (madera, estiércol y carbón vegetal). Tanto es así que la eliminación de los combustibles fósiles podría suponer entres tres y cuatro millones de menos muertes al año en el mundo.

La segunda causa de mortalidad es la producida por los accidentes como, por ejemplo, los que ocurren en la minería y en la extracción de los combustibles, pero también los que tienen que ver con el transporte de las materias primas.

La tercera parte de estas muertes está relacionada con la emisión de gases de efecto invernadero, ya que los combustibles fósiles son la principal fuente de contaminación y unos de los principales impulsores del cambio climático. Por todo ello, apostar por las renovables es imprescindible. Por la salud del planeta y la de todos.

Fuente: STOP CAMBIO CLIMÁTICO,

Artículo de referencia: https://www.stopcambioclimatico.es/2021/01/28/contaminacion-combustibles-fosiles-muerte/,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de