La contaminación de las fábricas que producen para la UE y EE UU mata a más de 100.000 chinos al año

El voraz consumo de productos chinos en la UE y EE UU está vinculado a casi 110.000 muertes prematuras anuales en China por la contaminación del aire provocada en la producción. Los ciudadanos de los países ricos tienen ordenadores, móviles y juguetes baratos, y las multinacionales ganan más dinero, pero a cambio de adelantar cientos de miles de fallecimientos en el país asiático.

El nuevo estudio, dirigido por el economista Dabo Guan, es el primero que calcula los impactos sanitarios transfronterizos del comercio internacional y de la polución atmosférica desplazada. El trabajo, que se publicó ayer en la revista Nature, utiliza datos de contaminación por partículas finas (PM2,5) tomados en 2007 en todo el mundo. Estas partículas, con un tamaño menor a 2,5 milésimas de milímetro, penetran hasta lo más profundo de los pulmones, los alveolos, y pueden llegar al torrente sanguíneo, provocando enfermedades respiratorias y cardiovasculares.

De los 3,45 millones de muertes prematuras relacionadas con esta polución en ese año, alrededor del 12% (411.000) estaba relacionado con contaminantes atmosféricos emitidos en otra región del planeta. Y los autores vinculan el 22% de los fallecimientos (762.400) a la producción de bienes y servicios en una región para ser consumidos en otra.

“Unas regiones consumen mientras otras producen y sufren los efectos en la salud”, ha lamentado en una rueda de prensa Guan, investigador de la Universidad de Anglia Oriental, en Norwich (Reino Unido). Por cada millón de consumidores en Europa occidental hay 416 muertes asociadas a la contaminación por PM2,5 en otras regiones del mundo, según el estudio. El número de estos fallecimientos se reduce a 339 por cada millón de consumidores en EE UU. En el trabajo participa una veintena de científicos de instituciones punteras de China y EE UU, como el Instituto Tecnológico de California o las universidades de Princeton y Pekín.

“Si el precio de los productos importados es bajo porque en las regiones de producción las leyes contra la contaminación son menos estrictas, entonces los ahorros de los consumidores podrían estar generándose a expensas de vidas perdidas en otras regiones”, afirman sin tapujos los autores en la revista Nature. Estudios anteriores calculan que, en el mundo, el 90% de las muertes prematuras debidas a la contaminación atmosférica se deben a las partículas PM2,5.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de