La ciudad estadounidense de San Francisco aplicará un nuevo reglamento que forzará a las empresas a pagar según la cantidad de dióxido de carbono que emiten a la atmósfera, informó la BBC en su edición digital.

La junta directiva de la Agencia de Distrito de Calidad Atmosférica de la ciudad de San Francisco (BAAQMD por sus siglas en inglés) aprobó la propuesta por mayoría abrumadora. A partir de julio, las empresas en la zona de la bahía deberán pagar 4,4 centavos de dólar por cada tonelada de CO2 que emiten.

Se estima que las plantas de energía y las refinerías de petróleo estarán pagando más de 50.000 dólares (31.702 euros) anuales por sus emisiones. Sin embargo, el coste para la mayoría de las empresas probablemente será de menos de un dólar, así que la medida tendrá poco impacto sobre las emisiones de gases de efecto invernadero.

Las autoridades calculan que con esta medida se recaudarán cerca de 1,1 millones de dólares (697.404 euros) se recaudarán a través de esta medida, que serán destinados a programas para medir las emisiones de gases y cómo evitarlas. Además, los defensores de la ley sostienen que sentará un precedente importante para el resto del país.

Se espera que más de 2.500 empresas en la zona paguen la cuota propuesta. Muchas de estas se oponen al nuevo reglamento porque, dicen, podría interferir con una histórica campaña contra el calentamiento global que fue promulgada en el estado en 2006. También cuestionan si la agencia tiene la autoridad de imponer un coste por las emisiones de gases de efecto invernadero.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de