urban smog caused by cars

Diversas enfermedades tienen su origen en los contaminantes presentes en la atmósfera, principalmente en las zonas urbanas, como han indicado en los últimos años diversos estudios científicos. Una nueva investigación en este campo muestra ahora que las personas expuestas a la contaminación atmosférica, incluso a niveles considerados seguros, tienen un riesgo significativamente mayor de padecer diabetes. Los resultados de este estudio liderado por expertos de Estados Unidos han sido publicados en la revista especializada The Lancet Planetary Health (ed. 29 de junio).

En concreto, los autores de esta investigación establecen una relación estadística entre la exposición a la contaminación por PM-2,5 (partículas en suspensión de menos de 2,5 micras) y los casos de diabetes registrados en todo el mundo el 2016. La diabetes es una de las enfermedades de más rápido crecimiento en las últimas décadas; con más de 420 millones de personas afectadas en todo el mundo. Además de los factores genéticos, los principales factores asociados a la aparición de la diabetes son la alimentación, el estilo de vida sedentario y la obesidad.

Además, según los resultados que ahora se publican, parece demostrarse que existe “un vínculo significativo entre la contaminación del aire y la diabetes en todo el mundo”, dijo Ziyad Al-Aly, autor principal del estudio y profesor asistente de medicina en la Universidad de Washington. “Encontramos un mayor riesgo, incluso a bajos niveles de contaminación atmosférica considerados actualmente seguros por la Agencia de Protección Ambiental (EPA) y la Organización Mundial de la Salud (OMS). Esto es importante porque muchos grupos de presión de la industria argumentan que los niveles actuales son demasiado estrictos y debería suavizarse. La evidencia muestra que los niveles actuales aún no son lo suficientemente seguros y deben ser ajustados”.

Si bien la creciente evidencia ha sugerido un vínculo entre la contaminación del aire y la diabetes, los investigadores no han intentado cuantificar esa carga hasta ahora. “En las últimas dos décadas, ha habido investigaciones sobre la diabetes y la contaminación”, dijo Al-Aly. “Queríamos unir las piezas para una comprensión más amplia y sólida”.

Para evaluar la contaminación del aire exterior, los investigadores analizaron partículas, partículas microscópicas de polvo en el aire, suciedad, humo, hollín y gotas de líquido. Estudios previos han encontrado que tales partículas pueden ingresar a los pulmones e invadir el torrente sanguíneo, lo que contribuye a las principales condiciones de salud, como enfermedades del corazón, derrames cerebrales, cáncer y enfermedades renales. En la diabetes, se cree que la contaminación reduce la producción de insulina y desencadena la inflamación, lo que impide que el cuerpo convierta la glucosa en sangre en energía que el cuerpo necesita para mantener la salud.

Los autores del nuevo estudio calculan que la contaminación contribuyó a 3,2 millones de nuevos casos de diabetes a nivel mundial en 2016, lo que representa aproximadamente el 14% de todos los nuevos casos de diabetes a nivel mundial ese año. También estimaron que 8.2 millones de años de vida sana se perdieron en 2016 debido a la diabetes relacionada con la contaminación, lo que representa aproximadamente el 14% de todos los años de vida sana perdidos debido a la diabetes por cualquier causa. (La medida de cuántos años de vida sana se pierden a menudo se conoce como “años de vida ajustados por discapacidad”).



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de