La organización ecologista Greenpeace denunció ayer que las sanciones “irrisorias” que propone la comisión de Industria del Parlamento Europeo (PE) ponen “trabas” a la reducción “auténtica” de las emisiones de gases contaminantes a la atmósfera por parte de los vehículos.

Al respecto, la responsable de la campaña de Transporte de Greenpeace, Sara Pizzinato, declaró a Europa Press que la comisión de Industria del PE se ha “doblegado” ante la industria automovilística, tal y como lo viene haciendo “los últimos 17 años” y pidió a las autoridades europeas una “mayor ambición y exigencia” ya que de esta manera “no vamos a poder cumplir ni el protocolo de Kioto actual” no los objetivos futuros.

Sobre las sanciones, que calificó de “irrisorias”, Pizzinato estimó que a los fabricantes de vehículos les saldrá “más barato pagar las multas que cambiar su producción”. Así, señaló que de acuerdo a estas multas, Porsche pagará cada año cinco millones de euros y Volkswaggen, un millón de euros, lo que –dijo– “no les supone ningún esfuerzo”.

Según indicó la agrupación en un comunicado, que el texto adoptado ayer por la citada comisión a propósito de la nueva legislación europea para limitar las emisiones de dióxido de carbono (CO2) de los coches “sacrifica la necesidad urgente de adoptar medidas frente al cambio climático, ya que aboga por un objetivo de reducción de las emisiones de CO2 de los automóviles a medio plazo”.

Así, la ONG advierte de que si la propuesta de la comisión de Industria del PE se lleva a cabo, “nunca” se llegará a poner en práctica una “verdadera reducción de las emisiones” ya que las sanciones propuestas son “insignificantes” y además existen “muchas excepciones y lagunas jurídicas” que –aseguran– han sido acordadas a instancias de la industria automovilística.

Ahora, Greenpeace pone su “esperanza” en la Comisión de Medio Ambiente, que votará la próxima semana el mismo tema. En ese sentido, deseó que ésta “sea más valiente” y responda al “desafío climático” y se asegure “no solo un objetivo a medio plazo sino también la obligación para los fabricantes a reducir de forma ambiciosa las emisiones de los automóviles para 2012”.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de