Este artículo es una continuación del anterior ya que, como habíamos comentado anteriormente, en función de la forma y distribución podemos reconocer distintas especies y variedades de Cirrus.

Especies y variedades de Cirrus

Cirrus Spissatus

Cuando los cirros aparecen formando una mancha muy blanquecina y compacta de forma irregular como consecuencia de una elevada densidad de cristales de hielo, se conocen como Cirrus spissatus, palabras que literalmente significan “cirros espesos”.

La elevada densidad de cristales hace que al observarlos a contraluz se puedan ver de un color gris, a diferencia de lo que pasa con el resto de especies de cirros, que son blancos. Éste es el rasgo más importante para identificarlos.

A menudo, su estructura recuerda la forma de una pluma con la parte central más densa y una textura fibrosa en sus márgenes. Pero otras dos formas en las que también suele aparecer es a modo de parches (como podemos observar en la fotografía de portada) o a modo de sábana extensa cubriendo el cielo por completo.

Vertebratus

Cirros cuyos elementos están dispuestos de tal manera que sugieren vértebras, costillas o el esqueleto de un pez. Podría parecer un capricho subjetivo del observador, pero la realidad es que bajo determinadas circunstancias en las capas altas aparecen estas formas, siempre parecidas a una espina dorsal.

Castellanus

Se trata de cirros densos, en forma de torrecillas pequeñas o de masas que se levantan desde una base común y a veces tienen una apariencia almenada. Es una rarísima especie de Cirrus que apenas aparece en los cielos. Síntoma de ello es que el antiguo Atlas Internacional de Nubes de la OMM, aunque la catalogaba, no la mostraba en ninguna de sus fotos.

Floccus

Cirros en forma de penachos más o menos aislados, pequeños, a veces redondeados, a menudo con colas. En ocasiones vemos unas fibras que terminan en grandes penachos, e incluso en forma de palmera tumbada.

Muchas veces de esa especie de Cirrus podemos ver como se descuelga una zona fibrosa que se tumba. Se trata del rasgo suplementario virga y no es más que precipitación en forma de cristales de hielo que no llega a tocar el suelo ya que se evapora.

Fuente: Javier Martínez de Orueta, Técnico en Medio Ambiente y Educador Ambiental,

Twitter: @javioru,

Instagram: @jmartinezdeorueta,



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de