El objetivo de este plan, propuesto por el Ministerio de Agricultura, Alimentación y Medio Ambiente (MAGRAMA),es reducir de manera significativa las emisiones de gases contaminantes y de CO2, ya que actualmente no existe ninguna otra iniciativa dirigida a este tipo de vehículos, los que más contaminan en las grandes ciudades.

El PIMA Aire -que forma parte de un conjunto de medidas más amplias para impulsar el medio ambiente-, contará con una dotación de 38 millones de euros. Por sus singularidades, se trata de un plan pionero en Europa y que, además, ayudará a que España -primer fabricante continental de este tipo de vehículos- se consolide como uno de los mercados más eficientes energéticamente y con menor impacto ambiental.

En este sentido, la puesta en marcha del PIMA Aire incrementará la producción de la economía española en 140 millones de euros, permitirá crear más de 700 nuevos empleos y aumentará la recaudación fiscal en 50 millones de euros.

En la actualidad, más de un 70% de los vehículos de reparto que se utilizan para la distribución comercial en las ciudades españolas tiene una antigüedad de más de siete años, lo que contribuye de manera significativa a la contaminación atmosférica de las grandes ciudades.

Políticas de calidad del aire y cambio climático

Con este Plan, el Ministerio integra la política de mejora de calidad del aire y la de lucha contra el cambio climático.

Así, con la puesta en marcha de PIMA Aire y la renovación de este tipo de furgonetas, las emisiones de gases de efecto invernadero por vehículo sustituido caerán entre un 15-20%. En el caso de las partículas (los contaminantes que afectan a la salud de una manera más directa), el descenso medio llegará a ser de un 94%, según las estimaciones del MAGRAMA.

Los principales beneficiarios de esta iniciativa serán los profesionales autónomos y las empresas, a quienes se incentivará para que sustituyan sus vehículos comerciales ligeros antiguos por otros más eficientes.

Se podrán achatarrar aquellos de hasta 3.500 kilos con una antigüedad de más de siete años, y se renovarán por otros modelos nuevos o seminuevos de ese mismo tonelaje, con etiqueta de eficiencia energética A, B, C y D (que se corresponden con el segmento más eficiente del mercado). La cuantía de las ayudas ascenderá a 1.000 euros por vehículo, en el caso de los menores de 2.500 kilos, y de 2.000 euros, para los de más de 2.500 kilos.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de