La Comisión está actualmente evaluando las peticiones de prórroga para el cumplimiento de los valores límite de dióxido de nitrógeno (NO2), que entraron en vigor en 2010 y que incumplen varias ciudades españolas.

Algunas zonas claramente incumplidoras, como la ciudad de Madrid, ni siquiera se han molestado en pedir prórroga, y otras que sí la han solicitado van a tener difícil, según Ecologistas en Acción, justificar que pusieron en marcha a tiempo medidas eficaces para cumplir en 2010, o bien que sus planes de acción aprobados lograrán antes de 2015 reducir la contaminación a los niveles permitidos. Estos son los dos requisitos exigidos por la directiva 2008/50/CE de calidad del aire para la concesión de las prórrogas.

Mención específica merece el dossier de las partículas en suspensión. Más de 7 años después de la entrada en vigor de los valores límite (2005) hay numerosas zonas en Europa que no cumplen, según las organizaciones firmantes. Y la Comisión tiene pendiente aún llevar a España junto con otros Estados Miembros ante el Tribunal de Justicia de la Unión Europea (TJUE) por este asunto. A juicio de Ecologistas en Acción, la Comisión tiene un doble rasero para según qué asuntos. Contrasta la celeridad de reacción y la contundencia en las decisiones en materia económica y fiscal, con la lentitud de los procesos de aplicación del derecho comunitario en materia ambiental, según afirman en la ONG.

Para Ecologistas en Acción, así como para el resto de firmantes de la carta, es necesario que la Comisión Europea demuestre su voluntad política a la hora de hacer cumplir la normativa ambiental, así como que eleve en general la ambición de sus políticas de calidad del aire, que actualmente están muy por debajo de las propias recomendaciones de la Organización Mundial de la Salud.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de