Las organizaciones ecologistas Greenpeace, Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción y WWF/Adena, exigieron la semana pasada ante la sede del ministro de Industria, Miguel Sebastián, y al Gobierno un apoyo "público y explícito" para conseguir una Directiva Europea que obligue a la industria automovilística a la fabricación de vehículos "más eficientes y de menor consumo", algo que consideran "no es pedir la luna".

En ese sentido, recordaron que el ministro de Industria, Turismo y Comercio presentó hace poco más de un mes un conjunto de 31 medidas de eficiencia energética que el Gobierno pondrá en marcha de manera urgente para intensificar el ahorro y la eficiencia energética. Tras el anuncio de este plan, estas asociaciones le enviaron una carta en la que solicitaban una reunión, aunque dicen que aún no han recibido respuesta.

De aprobarse la propuesta europea, que se votará el próximo mes de octubre, se lograría una reducción del 25 por ciento de las emisiones de los vehículos. "Si realmente está interesado en disminuir el consumo de los coches y piensa que es positivo para la economía del país, debe apoyar nuestras medidas", aseguró el portavoz de Ecologistas en Acción, Mariano González.

Así, González añadió que además de llevar hoy una carta al titular de Industria, con la misiva le adjuntan una encuesta realizada por TSN, según la cual el 66 por ciento de los españoles consideran que aplicar estas medidas sería beneficioso para la economía, el 91 por ciento estima que esta directiva debería "aplicarse urgentemente" y la mayoría lo considera como "la medida más eficaz para reducir el cambio climático", a causa de los gases de efecto invernadero que se han duplicado desde 1990.

Además, frente a la puerta de la sede del citado Ministerio, ante la cual desplegaron una pancarta con el lema "Baja los humos a los fabricantes de coches", señalaron que los europarlamentarios del grupo del Gobierno "no están dando todas las muestras de apoyo que consideramos harían falta".

Amigos de la Tierra, Ecologistas en Acción, Greenpeace y WWF/Adena, insistieron en que conseguir unas emisiones por debajo de 120 gramos de dióxido de carbono (CO2) "no solo es técnica y económicamente viable, sino que cuenta con el apoyo" de los ciudadanos europeos.

En concreto, los ecologistas piden tres acciones en ese sentido. En primer lugar, establecer un límite del que ya se habló hace diez años y del cual los fabricantes de coches dijeron que era posible cumplir, "pero ahora quieren aumentar". En segundo lugar, buscan límites a largo plazo, es decir además de marcar el cumplimiento de ese objetivo para 2012, reducirlo aún más en 2020, para que la medida fuerce "progresivamente" la eficiencia de los vehículos y por último, aplicar al incumplimiento de estos parámetros "sanciones elevadas" de 150 euros por gramo de emisión superado, como "medida disuasoria".

Por último, solicitan al Gobierno que "no ceda" ante la presión de la Asociación de Constructores Europeos de Automóviles (ACEA) y de la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (ANFAC) y recuerdan que "ningún país ni fabricante" cumple esos límites.



Dejar una respuesta

avatar
  Suscribir  
Notificar de